La regidora de Modelo de Ciutat, Neus Truyol, en el pleno municipal con la polémica sudadera puesta. | Pilar Pellicer

13

El Ajuntament de Palma levantó 2.243 actas por venta ambulante sin autorización en la calles de Ciutat durante el año 2021, según comentó el portavoz del equipo de Gobierno, Francisco Ducrós, durante el pleno municipal que se celebró este jueves. El regidor utilizó este argumento para rechazar las acusaciones que hicieron al Pacte todos los partidos de la oposición de no defender al pequeño comercio del municipio y por votar en contra de reprobar a la regidora de Modelo de Ciutat, Neus Truyol, por publicitar una sudadera de la marca Top Manta.

La polémica con la prenda estalló las pasadas navidades cuando Truyol la recibió como regalo y publicó un tuit enseñándola. Las reacciones fueron inmediatas, le acusaron de fomentar una actividad económica ilegal y de perjudicar a los comercios que sí cumplen con la normativa. La regidora explicó, en su día que la marca Top Manta estaba registrada y que era totalmente legal pero eso no evitó que el tema fuera al pleno y que PP, Ciudadanos y Vox pidieran al alcalde su reprobación.

La oposición, durante el debate, dejó de lado las iniciales acusaciones de publicidad de una marca ilegal, puesto que se ha demostrado que no lo es, y se centró en criticar el mensaje confuso que manda la regidora contrario a los intereses del comercio local y también le reprocharon que les calificara de racistas y xenófobos por denunciar el tema. Por su parte, la aludida, reiteró que la polémica estaba basada en una mentira y les acusó de estigmatizar y criminalizar a una marca registrada «que lucha por la integración y tiene 25 trabajadores, todos migrantes. El problema no es la sudadera, el problema es que no quieren empresarios negros» espetó.

Hila

El propio alcalde de Palma, José Hila, entró en el debate y aseguró que, en su opinión, la oposición «se equivoca ya que vieron un tuit y lo criticaron antes de informarse y, ahora, en vez de rectificar lanzan cortinas de humo». El edil recordó que la asociación de comerciantes se retiró del debate al tener toda la información y lamentó que «quieran ir contra la regidora por que no les gusta su sudadera». Ducrós, por su parte, fue más contundente en la defensa de su socia de gobierno y aseguró que los que pedían la recriminación «empezaron la polémica con un error y la han continuado con el ridículo». La portavoz de Ciudadanos, Eva Pomar, concluyó asegurando que el hecho de que la prenda «sea legal no significa que el mensaje sea adecuado».