Para no llevarse sorpresas, la presidenta de los API recomienda a los compradores acudir al Ajuntament antes de la operación para conocer la posibilidad de usos del inmueble. | Pere Bota

18

La transición de local a vivienda se ha convertido en un quebradero de cabeza para más de uno en Palma. En un limbo, como «apátridas inmobiliarios» se sienten, señalaron algunos propietarios afectados. ¿Lo peor? Cuando su mala ubicación hace imposible su uso comercial y las restricciones legales les impiden convertirse en vivienda, son objetivo de los okupas. La presidenta del Colegio de Agentes de la Propiedad Inmobiliaria deBalears, Natalia Bueno, expone un ejemplo gráfico: un local de la barriada de l’Olivera fue comprado como vivienda ya reconvertida y una vez cerrada la operación, el nuevo propietario (una sociedad) se encuentra con un expediente de infracción urbanística. «Esta sociedad compró esta vivienda a un fondo bancario. Intentaron legalizar el cambio de uso pero en Cort les dijeron que el edificio tiene el uso residencial agotado», dijo Bueno.

El edificio tiene una planta baja y otra planta superior, con tres viviendas, un local y una cochera en total. Una de las opciones que plantea el Ajuntament de Palma para posibilitar el cambio de uso es la conversión de los locales en viviendas de protección oficial. Aunque «es un periplo de papeleo administrativo y los tiempos son muy largos como para que encima te digan cuál es el precio máximo de venta o alquiler», dijo Bueno. Ocho años hace que la sociedad invirtió en esta vivienda ilegal y ya han pasado por dos okupaciones. «Las órdenes judiciales tardan tres años en desalojar a los okupas, uno cuando el propietario es una persona», explicó la experta.

PB101221003068.jpg

Los propietarios han instalado alarma y puerta antiokupas.

El escenario es desolador: tras la puerta antiokupas se esconden una serie de habitaciones con enormes boquetes en paredes y techos. «Los últimos okupas utilizaron esta casa para instalar una plantación de marihuana. Cuando conseguimos acceder a la vivienda con la policía, estaba todo llena de macetas», denunció. Para Bueno, «esta restricción de locales reconvertidos en viviendas tiene sentido en zonas comerciales. Aquí, donde solo hay viviendas y apenas hay peatones, no tiene sentido. ¿Qué solución damos a los locales sin tráfico comercial y alta demanda de viviendas?», se pregunta la presidenta de los API.

PB101221003064.jpg

Mientras, en las redes aparecen anuncios de venta de locales reconvertidos sin permiso: «Son más baratos, pero el préstamo hipotecario solo cubre el 60 por ciento del precio final, no es posible darle licencia de obras salvo para usos comerciales y el inquilino no puede empadronarse». Bueno no sabe dar una cifra de locales vacíos en Palma pero aseguró que son numerosos.