Vista aérea de Palma. | Alejandro Sepúlveda

2

Nuevo año, nuevo pago de impuestos. Entre ellos, el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), uno de los más gravosos, y que trae de cabeza a muchos vecinos a la hora de pagar. Para hacerlo más fácil, el Ajuntament de Palma puso en marcha hace unos años un 'pago a la carta' de este impuesto al que ya están apuntados 13.800 sujetos pasivos e incluye unos 15.000 inmuebles de toda la capital palmesana.

Para poder apuntarse a estas modalidades de pago, hay que rellenar una solicitud que se puede descargar aquí y llevarlo, junto con los datos bancarios sellados por la entidad, a cualquiera de estas oficinas: al Registro General del Ayuntamiento, a cualquier oficina de atención a la ciudadanía, otro registro de cualquier administración pública o por correo. También se puede solicitar de manera presencial en la Sección del IBI del Departamento Tributario (plaza Santa Eulalia número 9, 1º).

Así, con este IBI a la carta, se puede elegir la fórmula más acorde a sus necesidades: un pago único, en el mes de febrero, que supone una bonificación de un 5% con un máximo de 50 euros por contribuyente; otro trimestral, con tres cuotas que se pagan en febrero, mayo y agosto; y un último mensual en 8 cuotas, a pagar desde el mes de febrero hasta septiembre.

Las personas que lo han pedido en una ocasión, no deben hacerlo cada año. Se prorroga automáticamente. Además, si la cantidad abonada de antemano es superior al total de los recibos de IBI, el consistorio procede a la devolución. Y si se produjera una devolución de una cuota, se cancelará la adhesión, y deberá pagar la deuda pendiente en el período general de pago voluntario y pedir a la Agencia Tributaria de Baleares (ATIB) el recibo del importe pendiente.