Los primeros trabajos se llevaron a cabo con maquinaria, que se sustituyó nada más aparecer los primeros indicios de que podrían hallarse restos humanos. | Jaume Morey

0

El hallazgo de un mechero de mecha de estilo napoleónico de bronce es la pista definitiva para ubicar los dos cuerpos localizados en el castillo de Bellver, en Palma. El Ajuntament de Palma ha comunicado este martes el hallazgo inesperado de estos cuerpos enterrados de dos adultos a unos 50 centímetros de profundidad debajo del pavimento actual del bastió de Ponent, en la parte de la fortificación que mira a la montaña.

Noticias relacionadas

«No pensábamos encontrar restos humanos, sino elementos arquitectónicos», ha expresado en declaraciones a los medios de comunicación el arqueólogo responsable de la intervención en el castillo palmesano, Agustí Fernández. El hallazgo de este mechero «parece confirmar la hipótesis de que sean de el siglo XIX», ha apuntado el especialista. «Parece que estuvieron depositados envueltos en una sábana por la posición en la que están» ha añadido.

Según ha indicado, entre finales de octubre y principios de noviembre se encontró el primer indicio de que podía haber esqueletos en la zona. En ese momento se trabajaba con máquinas en el área, puesto que no se esperaba encontrar restos humanos. En cuanto se hizo el primer hallazgo se cambió la metodología de trabajo. Los cuerpos localizados son de dos adultos en postura de decúbito supino, con las piernas estiradas y los brazos cruzados sobre la cintura. Cort recalca que los hallazgos no interrumpen los trabajos que se llevan a cabo en el castillo de Bellver.