Imagen histórica del Joven en la década de los años ochenta. | Archivo UH

1

El escoltismo y el esplai, esos movimientos transversales que trabajan y desarrollan a los jóvenes a través de la educación en el ocio y su relación con el entorno más cercano e inmediato hace tiempo que están entre nosotros, media vida como aquel que dice. De ellos uno de los que más solera acarrea es el Club Jovent, entidad ligada a sa Indioteria desde su fundación por parte del párroco Bartomeu Suau, hace ahora cuatro décadas.

Este pasado viernes la biblioteca municipal de la barriada palmesana, una de aquellas que reivindican su idiosincrasia propia de pueblo, ha traido a colación la historia de la agrupación de esplai para presentársela a aquellos que por edad no la conocen, y para rememorarla a aquellos que, también por edad, la protagonizaron.

Algunos en ese segundo grupo puede que se vean a sí mismos en el espejo en la mencionada publicación en las redes sociales, que se ilustra con una fotografía de Ultima Hora. Alguien en los comentarios menciona que es del año 1984, y da paso a las anécdotas personales.

El relato de la historia del Jovent presenta la Indioteria como una barriada atenazada por problemas que también se dejaban sentir en otros muchos barrios obreros de la Isla, especialmente el paro y la droga. Allí Suau se decidió a poner en marcha esta experiencia, inspirada en otras similares de comprobado éxito en zonas obreras de Madrid.

Al principio su actividad se ligó al deporte como componente esencial, por ejemplo a través del baloncesto. Después han llegado reformas y ampliaciones, y mucho trabajo voluntario y desinteresado en cientos de campamentos y colonias para niños y adultos, miles de actividades, muchas de ellas en beneficio de la propia barriada, y un cúmulo de acciones que han convertido al Club en la asociación más importante y con más impulso de un barrio dinámico y con inquietudes. Per molts d'anys!