Promotores y constructores afirman que no hay un boom con 400 viviendas en edificación de nivel medio y alto en Gomila, Cala Major, Nou Llevant y El Amanecer, mientras Cort aboga por las VPO. | Ultima Hora

56

Las grúas se diseminan por toda Palma, un claro indicio que muestra dónde se están construyendo las promociones de nueva vivienda. Desde Cala Major hasta Gomila, pasando por Nou Llevant, cuyas promociones ya están bastante adelantadas, o La Bonanova y El Amanecer, en las inmediaciones del parque de la Femu. El mapa de Ciutat se salpica de ladrillos de nuevo cuño.

Las grúas revelan el interés inmobiliario por los nuevos pisos. ¿Y el precio? La media es de 3.500 euros el metro cuadrado, es decir, 350.000 euros para un piso de 100 metros cuadrados, al que hay que añadir IVA más gastos.

Sin embargo, son medias. «En el centro sube a 5.000 euros pero es muy fácil encontrar pisos a 10.000 euros el metro cuadrado», señala Luis Martín, presidente de la Asociación de Promotores Inmobiliarios de Baleares (Proinba), lo que en una vivienda de 100 metros cuadrados equivale a un millón de euros.

«Esto no es un boom de la vivienda plurifamiliar. Es cierto que hay unas nuevas edificaciones pero en total en Palma se están construyendo máximo de 400 viviendas y en Palma hay una demanda anual de 2.000 viviendas», señala Martín.

Advierte que «el producto que se está haciendo es de nivel medio/alto y alto. El precio está alejado de la famosa vivienda digna y asequible. Los precios más moderados están entre 275.000 y 300.000 euros, como en Son Ferragut». Se lamenta de que «apenas hay zonas de desarrollo. Son Bordoy sigue parado, como Son Busquets, en manos de la Administración».

Eso sí, «hay ‘proyectitos’ sueltos» y lo que más abunda «son reformas en edificios». Cala Major, Sant Agustí, Calanova o Génova concentran plurifamiliares y adosados «para cliente europeo a precio alto, a 8.000 euros el metro cuadrado». También destaca Gomila, «animado por Fluxà. Hay un cambio en la zona».

Mientras tanto, «hay posibles desarrollos parados y cuando se apruebe el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) nos dirán qué se puede desarrollar». Martín cree que, sumado a «los precios de construcción más caros de España, un 20 por ciento más, se ha preparado la tormenta perfecta. No podemos desarrollar vivienda económica». El alto precio del suelo también se suma. Martín propone aumentar las densidades para poder bajar los precios.

Sin ahorros

Por su parte, Sandra Verger, gerente de la Asociación de Constructores insiste en que «seguimos sin poder construir vivienda asequible. Para el ciudadano de medio y bajo presupuesto es imposible tener un ahorro previo de 60.000 euros. Sería necesario un aval pública para que puedan acceder a la vivienda». Un gran segmento de la población «está en tierra de nadie: no puede acceder a las viviendas del Ibavi y tampoco a las de nueva construcción privada».

Una de las soluciones es impulsar «la rehabilitación el parque de viviendas existentes», según Joan Cerdà, presidente de la demarcación de Mallorca del Col·legi d’Arquitectes de les Illes Balears (COAIB). El COAIB negocia convenios con los ayuntamientos para agilizar las licencias de obras, asumiendo la parte técnica de los informes. El acuerdo con Palma sería inminente.

Viviendas en Mallorca

Y a todo esto, sube la demanda. Según el INE, en 2020 vinieron a Palma 6.522 personas más, llegando a los 422.587 habitantes. «Entre 1998 y 2019 la población de Palma creció en 120.000 personas», señala la regidora de Model de Ciutat, Neus Truyol. La regidora pone de ejemplo Nou Llevant, donde se están desarrollando pisos de alto standing que se mezclarán con promociones de VPO para «generar cohesión social. Hay que conseguir más suelo público». Truyol advierte que «estamos trabajando para que la ciudad no crezca más de lo necesario y la previsión es que la ciudad no crezca a tanta velocidad». Para eso, «el urbanismo y la planificación ayudan a modular este crecimiento».

El nuevo PGOU, que se está finalizando «reduce 174,1 hectáreas la ocupación de suelo urbano y urbanizable. La idea es que el 80 por ciento de la nueva población viva dentro de espacios ya existentes en la ciudad».

Otra opción es «la creación de vivienda pública y además, responsabilizar al sector privado para que en los suelos urbanizables y nuevos crecimientos, en las promociones privadas suba del 30 al 46 por ciento la vivienda protegida a precio tasado». En el País Vasco, «el 50 por ciento de las nuevas promociones tienen vivienda protegida privada». Y en Viena el 60 % de la población vive en casas protegidas.

El objetivo es pasar de las 1.548 viviendas protegidas, que supone el 0,89 por ciento del total, al 6 por ciento en 2040.

Viviendas en Mallorca

El apunte

Falta mano de obra y la materia prima se encarece un 30 por ciento

En los últimos meses se está produciendo un incremento del precio de las materias primas de la construcción de hasta un 30 por ciento a nivel mundial. «Hay escasez de materias primas y tenemos que esperar a que lleguen materiales, como pintura, madera o aluminio. Pides un presupuesto y los almacenes te garantizan el precio solo una semana», señala Verger. Y este encarecimiento, claro está, incidirá en el precio de la vivienda. El coste de los materiales de construcción suponen el 40 por ciento del precio final de la vivienda. Por otro lado, «en los contratos de obra pública no hay revisión de precios y sienta un grave precedente para las empresas. Cuando licitas una obra lo haces a un precio pero si sube la materia prima un 30 por ciento, ese sobrecoste lo asume la empresa», señala Verger. El sector también se echa en falta mano de obra cualificada.