Mateu Isern y Aina Calvo, en un pleno de 2011. | M. À. Cañellas

0

Los servicios jurídicos del Ajuntament de Palma han emitido un informe en el que eximen de su responsabilidad a la Junta de Gobierno que lideraban los exacaldes Aina Calvo (PSIB) y Mateu Isern (PP) en el proceso de adjudicación de las ayudas a las entidades Obra Cultural Balear (OCB), Manos Unidas, Club d’Esplai Jovent y Teatre del Mar. Las subvenciones ascendían en total a 194.000 euros. A ambos exalcaldes el Tribunal de Cuentas les exigía un aval, de 77.000 euros para la socialista y de 81.000 euros para el ‘popular’.

El regidor de Hisenda, Adrián García, declaró este jueves que «los servicios jurídicos señalan que el proceso de adjudicación ha sido correcto. Si hay alguna incorrección, ésta se debe a la entidad de origen. Por lo tanto, el informe no ve responsabilidad en la Junta de Gobierno».

García expuso que «si hay una mala justificación, debería ser la entidad quien lo justifique». Insistió en que «no se pone en duda la finalidad de las ayudas, sino cómo se justificaron». Pese a todo, el regidor advirtió que «se ha analizado» y el Ajuntament no reclamará las cantidades ya que «la vulneración ha prescrito». No obstante, en la comisión se aprobó la personación de Cort como parte interesada en la investigación del Tribunal de Cuentas. El Consistorio deberá esperar ahora a la resolución final de este tribunal.

Durante la comisión del pleno de cuentas, economía y recursos humanos celebrada ayer, el regidor Julio Martínez se ausentó del debate y la votación, ya que él formaba parte del equipo de gobierno de Isern cuando se aprobaron las subvenciones a las entidades que ahora se cuestionan.

En diciembre el Tribunal de Cuentas fijó un aval de 81.000 euros al exalcalde Mateu Isern y a su anterior equipo en Cort por considerar que no estaban debidamente justificadas algunas ayudas que se liquidaron durante se mandato, que se concedieron cuando Calvo era alcaldesa. En el caso de la legislatura de Isern, el aval también afecta a Julio Martínez, ahora regidor del PP, que formaba parte del equipo de gobierno en aquel momento.

Aval

A Calvo, ahora delegada del Gobierno en Balears, también se le exigió un aval de 77.000 euros, que afecta también al alcalde José Hila. Las subvenciones que se han puesto en entredicho son los 55.000 euros destinados a Manos Unidas, 44.000 para la Fundació Teatre del Mar, 65.000 de la OCB y 30.000 a la Fundació d’Esplai Jovent. Desde el Consistorio insisten en que «no se va a iniciar ningún proceso contra ellas».