Vista de la promoción de Ever One.

6

En unos pocos metros de la calle Miquel Rosselló Alemany, en el barrio de Cala Major, se está viviendo un intenso furor constructor. Sus vistas al mar han atraído a inversores británicos, nórdicos y alemanes, que están levantando dos promociones de lujo. A unos pocos metros de estas obras se erige la Clínica Capistrano, cuyo edificio fue adquirido en diciembre de 2020 por la sociedad limitada Cala Mayor 46. Esta sociedad cuenta con Ignacio Moreno como administrador único, que también es CEO de Inmoglaciar, la promotora de Cerberus, uno de los mayores fondos inmobiliarios de todo el mundo.

Se desconoce el precio al que ha sido adquirido este inmueble, aunque en 2019 Tinsa lo tasó en 5,5 millones de euros. El edificio cuenta con 40 habitaciones, ocho plantas y un superficie total de 2.642 metros cuadrados. Este inmueble cuenta con licencia de uso sanitario. De momento el edificio de la Clínica Capistrano permanece vacío, después de que en febrero de este año la empresa propietaria entrara en liquidación.

Este edificio está situado en la calle Miquel Rosselló Alemany, y además de las instalaciones administrativas y médicas, dispone de habitaciones en que se alojaban las personas que estaban bajo tratamiento.

Imagen de la promoción Mirador.

En esa misma calle, a unos pocos metros de distancia, se está llevando a cabo una potente inversión. Las grúas trabajan a todo trapo para levantar dos proyectos inmobiliarios.

La promoción Ever One consta de 37 viviendas repartidas en dos edificios. Todas las viviendas cuentan con amplias terrazas y la mayoría tienen vistas al mar. Esta promoción, que se asienta sobre el antiguo hotel Ferrari, demolido en 2007, es comercializada por Engel & Völkers y la inmobiliaria sueca Mallorca Fastigheter.

Nórdicos

Según Hans Lenz, director de Engel & Völkers Mallorca Suroeste, «las viviendas ya tienen compradores. Cala Major es una zona muy escandinava. Es el público número uno de este barrio, donde tradicionalmente han veraneado turistas nórdicos». La finalización de esta obra está prevista para el cuarto trimestre de 2022 y Grup Ferrà es la constructora de esta promoción.

Justo en la finca de al lado se está llevando a cabo otra gran obra, de la mano de la promotora House by Sanz y el despacho de arquitectos de Guillermo Reynés.

El residencial Mirador contará con siete viviendas con una superficie total de 1.350 metros cuadrados. Este edificio vertical está situado en un solar con gran pendiente y la parte inferior del mismo se inspira en los bancales tradicionales mallorquines, mientras las plantas superiores son de metal y vidrio.

La empresa británica House by Sanz también está al cargo de la obra de Club Morei, un edificio ubicado en la céntrica plaza de Santa Eulàlia, que prevé este año abrir sus puestas como club privado.

Ph12052111-15.jpg
El edificio de la Clínica Capistrano ha sido adquirido hace unos meses.