La coordinadora general de Bienestar, Catalina Trobat. | Ajuntament de Palma

12

La Junta de Gobierno del Ajuntament de Palma ha aprobado este miércoles destinar 100.000 euros a ampliar la compra de tarjetas de alimentos básicos para personas vulnerables, un gasto con el que estiman llegar a 400 familias.

Así lo ha anunciado la coordinadora general de Bienestar, Catalina Trobat, en una rueda de prensa. Estas tarjetas se destinan a cubrir necesidades urgentes derivadas de la crisis económica de la COVID-19.

En detalle, estas tarjetas permiten garantizar una compra de alimentos durante el tiempo de tramitación de las ayudas otorgadas por el Ayuntamiento o entidades colaboradoras.

Puede acogerse población empadronada en Palma, sin ningún recurso económico, que se encuentra en una situación sobrevenida grave de precariedad. La 'cesta básica' tiene un valor de 150 euros aunque los importes aumentan progresivamente en función del tamaño de la unidad familiar.

Cort puso en marcha esta fórmula a finales de mayo y ahora ha decidido ampliarla tras valorar la experiencia.

Según datos del área de Bienestar Social, la demanda de ayuda se ha triplicado desde que comenzó la crisis, y con ello el presupuesto destinado a las prestaciones económicas municipales.

Así, el año 2019 atendió 3.945 familias, tramitó 16.784 demandas de ayudas económicas y otorgó ayudas de este tipo por valor de cuatro millones de euros. En 2020, en cambio, se atendieron 9.709 familias y se otorgaron 41.104 ayudas económicas por valor de 10,6 millones.

Trobat ha destacado que el 35 por ciento de este incremento de la demanda corresponde a personas que nunca habían acudido a los servicios sociales municipales.