Imagen de uno de los baños instalados en la calle Menorca.

Muchos ciudadanos se han sorprendido estos últimos días ante la aparición de baños portátiles, cerrados con candado, por diferentes calles de Palma. Aunque algunos especulaban con que se podrían haber instalado ante unas obras de construcción inminentes, este lunes el Ajuntament de Palma ha aclarado que se trata de una solución ofrecida para los trabajadores de aquellos servicios municipales que desarrollan su actividad laboral en la calle, fuera de centros de trabajo, y que, desde el pasado 13 de enero, con el cierre de los bares y cafeterías no tenían posibilidad de acceder a un baño público durante toda su jornada de trabajo.

El Consistorio, según han confirmado, en total se han distribuido un total de 26 baños portátiles por toda la ciudad para uso de los trabajadores de EMAYA, la ORA y la EMT. Concretamente, la empresa pública de suministro de agua ha distribuido un total de 13 inodoros por Palma; 11, la empresa de la ORA y la EMT, 2. Desde Cort explican que la EMT ya contaba con 15 baños portátiles al final de las líneas y ahora ha incorporado dos nuevos.

Los baños se encuentra cerrados, por lo que los ciudadanos no pueden hacer uso de ellos, y los trabajadores disponen de una llave o un código para acceder a ellos.