José Hila, en una imagen de archivo. | M. À. Cañellas

20

El Ayuntamiento de Palma hará campañas de promoción turística para atraer visitantes extranjeros y españoles a partir del 15 de junio y ampliará sus servicios desde que Mallorca entre en fase 3, previsiblemente el próximo lunes.

«El objetivo del consistorio es que vengan turistas, queremos que la gente vuelva a trabajar», ha subrayado este viernes el alcalde, Jose Hila, quien, no obstante, ha subrayado que el Ayuntamiento es consciente de que «la temporada será compleja».

Hila ha comparecido en rueda de prensa junto a concejales de su equipo para detallar la reapertura de servicios en la fase 3 de la desescalada, adelantada ya ayer en lo que respecta a las once «escoletes» municipales, que comenzarán a abrir de manera escalonada desde el 15 de junio y ofrecerán tres turnos diferentes para tantos niños como permita el espacio disponible manteniendo distancias de seguridad.

En las piscinas municipales se podrá doblar el número de nadadores y el horario actual, mientras que en conjunto de instalaciones deportivas se abrirán vestuarios (todavía sin taquillas) y se ampliarán los aforos permitidos y las posibilidades de reservas.

Se comenzarán a preparar los 'casals' de barrio de gestión indirecta para actividades infantiles y familiares en julio y reabrirán las oficina de atención a la ciudadanía, algunas solo con cita previa, según ha informado Cort en un comunicado.

La Empresa Municipal de Transporte (EMT) incrementará las frecuencias en las líneas de mayor demanda, llegando en algunos casos a recuperarlas por completo, y también está programada la apertura de las oficinas de información turística para cuando se permita la llegada de visitantes.

Aunque seguirá siendo prioritario el teletrabajo, el personal del Ayuntamiento volverá paulatinamente a sus puestos, y se volverá a permitir la actividad de restauración en el interior de los mercados.