Imagen de archivo de una de las viviendas demolidas. | Jaume Morey

40

Las familias de Son Banya afectadas por la orden de desahucio aceptan abandonar el poblado si el Ajuntament de Palma les facilita una vivienda alternativa, en cualquier punto de la Isla, y los incluye en el plan de realojo. Este cambio de estrategia fue confirmado este viernes por el abogado de los afectados por los derribos, Gonzalo Márquez. En este sentido, precisa que él mismo y ‘el Forri’ (tío de uno de los afectados) se encargaron de convencer a las personas que se negaban a salir de las casas en los últimos derribos que se han llevado a cabo.

A una de estas familias le ofrecieron una casa en sa Pobla, motivo por el que se negaba a irse del poblado, pero finalmente aceptó gracias a la mediación de Márquez y ‘el Forri’, que les hicieron ver que era mejor aceptar la ayuda municipal que quedarse sin nada.

El abogado de las familias insiste en que los afectados por las 45 órdenes de desahucio quieren salir del poblado, pero siempre que tengan una casa alternativa en la que vivir. En este sentido, recuerda que el acuerdo político que firmaron todos los partidos con representación en Cort así lo preveía. Márquez critica la actuación del gobierno municipal y argumenta que una prueba de que su modo de proceder es erróneo es que PP y Ciudadanos (C’s) han roto el acuerdo político y han dejado solo al Pacte.

El letrado pide sentido común al tripartito de izquierdas.