La ley obliga a resignificar el espacio. | Efe

El Gobierno ha reanudado este lunes los trabajos para exhumar los restos de 118 víctimas de la Guerra Civil del Valle de Cuelgamuros (antiguo Valle de los Caídos) a petición de sus familiares, después de finalizar la paralización que supusieron las medidas cautelares impuestas por un juzgado de Madrid.

La reanudación de estos trabajos ha sido posible después de que el Tribunal Superior de Justicia de Madrid levantara el pasado mes de julio las medidas cautelares impuestas por el Juzgado número 10 de Madrid ante los diversos recursos presentados. Y también después de que el Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial, donde está ubicado el Valle de Cuelgamuros, estableciese que el Consistorio no tenía competencia para suspender la licencia de obra, según ha informado en una nota de prensa el Ministerio de la Presidencia, Relaciones con las Cortes y Memoria Democrática.

El Patrimonio Nacional se encargará de los trabajos de exhumación, financiados con un fondo de 650.000 euros procedentes del Ministerio, que asegura que el plan de exhumación tiene el aval del Consejo Médico Forense y los medios materiales necesarios, «sin crear falsas expectativas dada la complejidad de los trabajos, derivada del estado de los enterramientos».

El Valle de Cuelgamuros, que cambió su nombre tras la reciente entrada en vigor de la Ley de Memoria Democrática, es un monumento franquista que está considerado como la mayor fosa común de España, con un total de 33.833 restos de víctimas de ambos bandos de la Guerra Civil. Los restos del dictador Francisco Franco fueron exhumados en 2019 del Valle, tras la aprobación del Gobierno, pero las exhumaciones de 118 víctimas reclamadas por sus familiares llevaban años envueltas en un embrollo judicial después de que una sentencia histórica reconociera en 2016 el derecho a recuperar los cadáveres de los hermanos Lapeña, fusilados en 1936.

El Ministerio ha informado de que los trabajos de exhumación reanudados están liderados por un equipo forense «de alta cualificación y experiencia», que estará encargado de hacer en la propia Basílica del Valle las primeras apreciaciones con muestras que serán después utilizadas para los análisis genéticos, a cargo del Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Madrid, dependiente del Ministerio de Justicia.

Una vez sean identificados los restos de las 118 víctimas que han sido reclamados, se elaborarán los correspondientes informes técnicos forenses para entregarlos a sus familias. Por su parte, aquellos restos cuya identidad no sea reconocida se devolverán al correspondiente columbario. En el Valle también está pendiente la exhumación de José Antonio Primo de Rivera, fundador de la Falange, que es el único cuerpo que permanece en una tumba individual tras la retirada de los restos de Franco. Los familiares de Primo de Rivera han iniciado ya los trámites para su exhumación en cumplimiento de la nueva Ley de Memoria.