Pere Aragonès durante su visita a Palma. | Efe

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha avisado este viernes que quedan «cuestiones abiertas» para llevar al trámite parlamentario en la modificación del Código Penal que eliminará el delito de sedición, citando expresamente abordar la reforma del delito de la malversación u otros tipos por los que también han encausado a dirigentes independentistas. "Hoy hacemos un paso muy importante y habrá que hacer más. Seguimos comprometidos a conseguir los efectos de la amnistía", ha señalado en una comparecencia en la Galería Gótica del Palau de la Generalitat.

En concreto, ha dicho que habrá que abordar el fondo del conflicto que, a su juicio, es la necesidad de que la ciudadanía de Cataluña decida su futuro político, es decir, un referéndum de autodeterminación. La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo que juzgó el 'procés' independentista en Cataluña condenó por unanimidad al exvicepresident de la Generalitat Oriol Junqueras a 13 años de prisión y 13 de inhabilitación absoluta por delito de sedición en concurso medial con un delito de malversación de fondos públicos agravado en razón de su cuantía. Por los mismos delitos condenó también a los exconsejeros Raül Romeva, Jordi Turull y Dolors Bassa Rors Bassa a las penas de 12 años de prisión y 12 de inhabilitación absoluta. Todos ellos fueron luego indultados por el Gobierno.

Aragonès ha valorado positivamente que se elimine el delito de sedición para incluir otro tipo de «desórdenes públicos agravados», según la propuesta conjunta del PSOE y Unidas Podemos. «Hoy hacemos un paso adelante en el camino de la resolución del conflicto político. Hoy hacemos un paso importante para poner fin a la represión sobre el movimiento independentista, para profundizar en el proceso de desjudicialización y devolver el conflicto con el Estado a la política», ha aplaudido el dirigente de ERC. Para Aragonès, con la eliminación del delito de sedición es «más difícil perseguir injustamente y arbitrariamente al independentismo», y ha rechazado que el nuevo delito de desórdenes públicos agravados pueda afectar a encausados independentistas. Considera que si el Tribunal Supremo consideró que los hechos de 2017 no eran desórdenes públicos, sino que eran sedición, ahora «no cambiará de opinión».

Noticias relacionadas

Lo ha dicho en una comparecencia en la Galeria Gòtica del Palau de la Generalitat, después de que el jueves el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara que este viernes PSOE y Unidas Podemos presentarán una iniciativa legislativa en el Congreso para eliminar el delito de sedición del Código Penal e Ha destacado el acuerdo para eliminar la sedición es fruto de un acuerdo entre la Generalitat y el Gobierno, por lo que cree que se cumple el pacto de la mesa de diálogo de julio de que se impulsarían reformas legislativas para avanzar en la desjudicialización antes de final de año. Considera que es una modificación necesaria y una "mejora para el conjunto de personas represaliadas, allanando el camino de la recuperación de las libertades a quien ya ha sido condenado".

Después de que la secretaria general de ERC, Marta Rovira, haya advertido de que esta modificación no le sirve para volver a Cataluña, Aragonès ha afirmado que su capacidad de influencia se limita a los parlamentos y por eso el Congreso aprobará la eliminación de la sedición, pero que ahora «habrá que ver los pasos que se harán a nivel judicial». Asimismo, ha señalado que el delito de desórdenes públicos agravados ya existe actualmente en el Código Penal pero con la reforma acordada la pena máxima bajará de seis a cinco años. Sin embargo, ha insistido en que todavía queda «camino por recorrer» para culminar la desjudicialización y ha subrayado que trabajará con determinación para ampliar los acuerdos y que haya nuevos. Aragonès ha destacado que el acuerdo para eliminar la sedición es una muestra de que perseverar da frutos y ha reiterado que seguirán trabajando para lograr "culminar el fin de la represión y hacer que la ciudadanía vuelva a votar sobre el futuro político del país".

Preguntado por si la derogación de la sedición supone un punto de inflexión en la relación el PSC y si puede ser un paso para considerarlo un posible socio para los Presupuestos de la Generalitat de 2023, Aragonès ha contestado que «no es un acuerdo de partidos, esto no va de partidos ni de siglas ni de alianzas parlamentarias coyunturales, va de derechos y libertades, de poner fin a la represión». «Los protagonistas, el objeto que avanza en esta negociación no es la posición de un partido u otro, esto es lo de menos. Lo que avanza son los derechos y las libertades», ha añadido.