Imagen del Ibex35. | Vega Alonso

La Bolsa española sigue encadenando malos resultados y muchos inversores se están planteando si es el momento de vender sus acciones para no seguir perdiendo dinero. Luis García Langa, director de Corredordefondos.com, destaca que «el Ibex35 está casi a la mitad de precio que en el momento más alto pre-Lehman Brothers (sin contar los dividendos). Su caída estos años ha sido muy brusca y muy superior a otras; que no solo han perdido menos, sino que estaban hasta hace pocos meses en máximos históricos. Casi podríamos decir que la Bolsa española lleva hundida desde hace años». No obstante, ha precisado que «estos meses el impacto de la inflación y de la subida de tipos ha sido menor que en otras». Esto se debe a que «ya estaba siendo muy castigada y a que la presencia del sector financiero, con mucho peso en el Ibex, en este entorno le podría ir relativamente bien».

Langa ha explicado que el selectivo español «cae por la incertidumbre de cómo pueden afectar a las empresas la alta inflación y la subida de tipos. De momento, se está penalizando a casi todo el mercado -con alguna excepción como la banca-, sin tener en cuenta si son empresas que tienen poder de fijación de precios y, por lo tanto, no les afecte la inflación; o si son empresas poco endeudadas, a que no les afecte la subida de tipos. De hecho, las presentaciones de resultados del primer y segundo trimestre de 2022 han sido, en su global, muy positivas y el mercado no ha actuado en consonancia».

Respecto a la situación de otros mercados, ha respondido que «si profundizamos bolsa por bolsa, hay que tener en cuenta que el Ibex es, junto a la Bolsa británica, de las que menos está cayendo en este 2022. Podemos ver algún caso en países emergentes, como India o Brasil, de bolsas con mejor comportamiento; así como el Nikkei japonés, pero le penaliza la depreciación del Yen.

¿Es recomendable vender?

Ante este panorama, los inversores se cuestionan si es recomendable vender sus acciones o si, por el contrario, es mejor esperar a que mejore la situación y recuperar lo perdido. El director de Corredordefondos.com ha precisado que «no se puede poner fecha, pero la presentación de resultados del tercer trimestre -que empezará en breve- puede ayudar; las dos anteriores supusieron un freno a las caídas pero éste debería ayudar más. A eso le unimos que la inflación se debe frenar más pronto que tarde, viendo la brusca caída de las materias primas y, por ende, los bancos centrales tienen que empezar a relajar las subidas tan abruptas de tipos. Por si fuera poco, el castigo puede haber sido muy superior a un escenario malo para las empresas. Todo eso hace pensar que las bolsas pueden tocar suelo en cualquier momento. Sin embargo, cuando hay una fuerte tendencia es difícil que pare».

Preguntado por si los inversores deben vender, Langa ha manifestado que «es imposible hacer una recomendación general porque cada inversor tiene una coyuntura diferente. Ahora bien, si es una familia que ha hecho las cosas bien (inversión a largo plazo, muy diversificada en sectores y países, en fondos de inversión y/o acciones de mucha calidad, que haya incrementado peso en activos que se adaptan bien a este entorno), las caídas no le deberían preocupar. En bolsa, movimientos así se dan muchas veces y se recupera si se hacen las cosas bien».

¿Cuáles son los valores que más están perdiendo?

El sector tecnológico es el más perjudicado porque históricamente es al que más le afecta la subida de tipos. «Precisamente, ese es otro de los motivos por los que el IBEX cae menos que otras bolsas: casi no hay empresas tecnológicas en España. A falta de ellas, Fluidra con una pérdida en 2022 del 55 % es la más penalizada (fue de las mejores el año pasado). A ella le siguen dos farmacéuticas, Rovi y Grifols, con caídas del 42 % y del 40 % respectivamente. Otro sector que antaño perjudicó a la Bolsa española, el inmobiliario también puede ser muy penalizada por la subida de tipos. De hecho Inmobiliaria Colonial es la siguiente en la lista de peores, con pérdida del 38 %. Afortunadamente, el peso en el selectivo español de este sector ha quedado en anecdótico y no afectará mucho al IBEX.