A Cao de Benós se le ha conocido en el pasado como el 'embajador' de Corea del Norte en España, a pesar de que este era más bien un título honorífico. | Efe

0

Alejandro Cao de Benós, fundador de la Asociación de Amistad con Corea y vinculado al régimen de Corea del Norte, ha respondido este martes a la orden de búsqueda y captura emitida por el FBI contra él: «No estoy prófugo y me encuentro localizable». El FBI ha emitido una orden de búsqueda y captura contra Cao de Benós, acusado de conspirar junto a un ciudadano estadounidense para ayudar a Corea del Norte a eludir algunas de las sanciones económicas impuestas por EEUU, por lo que podría pasar hasta 20 años en una prisión estadounidense.

Cao de Benós habría reclutado, según el FBI, a un «experto en criptomonedas» para proporcionar servicios al Gobierno norcoreano durante una conferencia sobre tecnología en Pyonyang que organizó él mismo en 2018. El Buró Federal de Investigaciones detalla que Cao de Benós facilitó el viaje del experto estadounidense Virgil Griffith a Corea del Norte para asistir a la conferencia y que organizó un segundo evento sobre el tema en 2020. Griffith, un antiguo desarrollador de la criptomoneda Ethereum, se declaró culpable el año pasado de conspirar para ayudar a Corea del Norte a evadir sanciones y fue condenado en EE.UU. a más de cinco años de cárcel y una multa de 100.000 dólares.

En un comunicado difundido por él mismo en redes sociales, Cao de Benós niega ser un «prófugo» y recuerda que lleva «seis años sin poder salir de España», con su «pasaporte retenido y firmando todos los lunes en los juzgados del Vendrell (Tarragona) por orden del que fuera juez instructor Jorge Basterra Pérez de los Cobos, en relación con la acusación de tenencia ilícita de armas». Su caso, asegura, está siendo revisado en el Consejo General del Poder Judicial y «cualquier periodista con contactos en el Ministerio de Justicia, Guardia Civil o CNI puede verificar» su situación legal y localización actual.

Cao de Benós, nacido en Tarragona en 1974 y vinculado desde los años 90 al régimen norcoreano, expone en su comunicado que hace un mes un periodista estadounidense le envió un correo electrónico que contenía «un texto legal de los EEUU», en el que el fiscal Damian Williams lo acusaba de «conspirar por violar la IEEPA (International Emergency Economic Powers Act)» por facilitar el visado a Corea del Norte a un ciudadano de los EEUU y pedir sus servicios. Tras aclarar que no ha recibido ninguna citación judicial ni se le ha solicitado declarar por este caso, asegura que «la acusación es totalmente falsa».

«Nunca se solicitó o contrató los servicios de Virgil Griffith. Como todos los asistentes internacionales a la conferencia de blockchain en Pyongyang en 2019, él se inscribió por voluntad propia para participar a través de la página pública en internet habilitada para ello, habló con total libertad y pagó el viaje de su propio bolsillo», explica. Cao de Benós argumenta que «la IEEPA es una ley federal de los EEUU, aplicable a ciudadanos estadounidenses», por lo que intentar aplicar «leyes internas» de ese país al resto de ciudadanos del mundo «sería equivalente a que Afganistán obligara a todas las mujeres a usar burka en sus respectivos países»