Imagen de archivo del expresidente del Gobierno. | Reuters

1

El expresidente del Gobierno Mariano Rajoy ha manifestado este lunes que es «evidente» que el ministro de Consumo, Alberto Garzón, con las declaraciones que hizo sobre la calidad de la carne que se produce en España puso de manifiesto que está «en contra del interés general» del país, con lo que no debería seguir «ni un minuto más» en el cargo.

En declaraciones a Canal Sur Radio, recogidas por Europa Press, Mariano Rajoy ha manifestado que en cualquier país del mundo, evidentemente, Garzón ya estaría «destituido». «A nadie se le ocurre que un ministro de un país vaya a hablar a la prensa extranjera mal de uno de los sectores productivos más importantes del país», ha apuntado. Rajoy ha recordado que la industria agroalimentaria es la segunda industria en las exportaciones españolas, por detrás de las exportaciones de bienes de equipo.

«Si un se dedica a hablar mal y a darle tortazos a nuestros productos, es evidente que está en contra del interés general del país y, por tanto, no podía seguir ahí ni un minuto más», ha dicho el expresidente del Gobierno. Ha expresado que es incapaz de comprender a qué se deben esas declaraciones de Alberto Garzón en la prensa extranjera.

Rey emérito

En otro orden de cosas Rajoy ha considerado «profundamente injusto» lo que está ocurriendo con el rey emérito Juan Carlos I y ha considerado que debería estar en España, lo que «no perjudicaría a nadie y normalizaría la situación en nuestro país». El expresidente popular ha apuntado que conviene recordar la historia, que el Rey Juan Carlos trajo a España la democracia, propició la creación de una Constitución, devolvió la soberanía al pueblo español y fue jefe estado durante 40 años, los cuales «fueron muy buenos» para este país.

Ha agregado que el rey emérito, en este momento, «no está acusado por ningún tribunal», con lo que es «incomprensible» lo que está ocurriendo con su persona. A su juicio, es muy difícil que la gente entienda que el Gobierno español esté «condicionado» por determinados partidos y que el jefe del Estado siga en Abu Dabi «sin que se sepa por qué». «Me parece profundamente injusto», ha apuntado.