En Baleares la plena recuperación del turismo es fundamental para la economía. | Jaume Morey

0

La secretaria de Estado de Hacienda, Inés Bardón, ha insistido este lunes en que la reforma fiscal debe realizarse «en el momento en que la recuperación económica permita incorporar los cambios estructurales necesarios».

Durante su comparecencia en la Comisión de Presupuestos del Congreso de los Diputados con motivo de la tramitación del proyecto presupuestario para 2022, Bardón ha subrayado que la futura reforma tributaria tiene que hacerse «con el mayor rigor» y por ello se ha creado el comité de expertos, que presentará su informe en 2022.

El objetivo, ha añadido, es lograr un sistema fiscal más justo, que contribuya a sostener el gasto público, lo que a su juicio «pasa por acercar los niveles de tributación de España» a los de los países del entorno.

«Se requiere mejorar la recaudación y la eficacia del sistema fiscal» y eso implica recuperar bases imponibles que se han visto reducidas por deducciones y exenciones, que ahora serán sometidas a revisión.

Más allá de la reforma fiscal, Bardón ha recordado que el proyecto presupuestario de 2022 incluye algunos ajustes tributarios, como la modificación de las aportaciones bonificadas a planes de pensiones o el establecimiento de un tipo efectivo del 15 % en el impuesto de sociedades.

PREVISIÓN DE INGRESOS «PRUDENTE»

Bardón ha defendido que la previsión de ingresos del presupuesto es «rigurosa, ponderada y prudente» y ha recordado que la proyección de la recaudación tributaria «no hace un mimetismo» con el PIB, sino que está ligada a la evolución de las bases imponibles.

En ese sentido, ha apuntado que las bases imponibles agregadas están creciendo este año por encima del 8 %, con lo que la recaudación a final de año «no estará muy lejos» de los presupuestado y sí «al menos 2.100 millones» por encima de la de 2019, una tendencia positiva que repercutirá en 2022.

El próximo año se beneficiará, además, de medidas como la limitación de exenciones de dividendos o la subida de tipos sobre las bases del ahorro, así como, especialmente, de la propia recuperación económica, que elevará las rentas de los hogares y el consumo.

Con respecto a la recaudación de los impuestos digital y sobre transacciones financieras, Bardón ha confiado en que mejore a medida que se consoliden las tasas, ya que los ingresos se han visto afectados por los cambios introducidos en la tramitación y por el hecho de empezar a desplegarse en pandemia.

La secretaria de Estado también ha destacado la «intensidad» de la lucha contra el fraude, con la potenciación de la unidad de coordinación de patrimonios relevantes, herramientas para detectar falsos no residentes o la identificación de más de 7.000 contribuyentes extranjeros que vendían a través de internet.