La presidenta de Madrid, Isabel Díaz Ayuso y el líder del PP, Pablo Casado conversan con el alcalde José Luis Martínez-Almeida, durante el Fórum Europa. | J.J. Guillén

1

El presidente del PP, Pablo Casado, propuso al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, una reunión «inmediata» para reformar el sistema de elección de los miembros del Consejo General de Poder Judicial (CGPJ), un cambio legal que a su juicio se podría rematar en mes y medio, y así poder acordar la renovación de esa institución y de otras que siguen pendientes (Tribunal Constitucional, Defensor del Pueblo y Tribunal de Cuentas, entre otros).

En un coloquio en el Fórum Europa, Casado negó que el PP esté bloqueando la renovación del Consejo, pues aseguró que su partido hizo «todo lo posible» para llegar a un acuerdo y cree que «el único responsable» de la falta de acuerdo es el Gobierno de coalición. En ese sentido, dijo que no aceptará que el PP sea objeto de «campañas de desprestigio» por esa falta de consenso.

El líder del PP dio su versión de las fallidas negociaciones para renovar el CGPJ en el marco del actual sistema de elección parlamentaria. Según relató, en verano de 2018, a la semana de llegar a la Presidencia del PP, se reunió con Sánchez y ya hablaron de la renovación de cargos. Se llegó a un principio de acuerdo pero se frustró, y Casado culpa al Gobierno por filtrar el nombre del presidente pactado, el magistrado Manuel Marcena, antes incluso de que fueran nombrados los vocales, lo que a su juicio fue «una auténtica injerencia». Admite que hay otra versión, la que apunta al SMS reenviado por el entonces portavoz del PP en el Senado, Ignacio Cosidó en el que el PP presumía de controlar el Supremo con ese acuerdo, «una desafortunada decisión de una persona que ya no está en política».

Interinidad

Después vinieron los meses de interinidad por la repetición de elecciones en 2019 y luego la pandemia y el confinamiento. En verano de 2020, según Casado, se volvió a negociar y el PP aceptó hablar de nombres tras aceptar el PSOE cuatro puntos: imparcialidad de la fiscalía, mayoría reforzada de tres quintos para la toma de decisiones en el consejo, abstenerse de nombrar jueces en la cuota de juristas que corresponde a los partidos y refuerzo de la despolitización de la justicia. Pero también fracasó y ahí Casado culpa a Podemos por atacar a la justicia cuando fue imputado y exigir su cuota en la renovación.

Y el tercer intento fue en marzo de este año y también se frustró porque, según dijo Casado, el Gobierno pretendía meter a un juez en el cupo de juristas (José Manuel de Prada) y a una jueza «política» en ejercicio (Victoria Rosell), lo que a su juicio contradecía el compromiso de despolitización.

Su conclusión es que «bloquean ellos» y que el PP no cambió su posición, pero sostiene que la situación cambió porque ahora la UE les dio la razón exigiendo que los jueces elijan a los vocales de la carrera judicial.

Por tanto, exige que se reforme la Ley del Poder Judicial para que los doce vocales de la carrera judicial sean elegidos por los propios jueces. A su juicio, este cambio normativo se podría hacer en mes y medio, que también fue el tiempo que emplearon el PSOE y Unidas Podemos para su reforma que limitó las funciones al Consejo tras agotarse su mandato.

Eso sí, el líder de los ‘populares’ quiso dejar claro que primero quiere la reforma y luego la renovación, por ese orden. «Y lo queremos antes porque no nos fiamos del Gobierno, ya no admitimos la subcomisión que nos decían, han roto su palabra», remarcó.

El PP percibe un cambio en España y no descarta un adelanto electoral

El presidente del PP, Pablo Casado, señaló que las últimas encuestas publicadas reflejan un cambio de ciclo «muy importante» en España y no descartó incluso que haya un adelanto electoral pese a que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, viene asegurando que culminará la legislatura. «Sánchez no dice la verdad ni al médico», comentó.
Casado se refirió a las últimas encuestas publicadas, que evidencian una caída del PSOE, al que sitúan por debajo de los 100 escaños. Unos resultados que, a su juicio, reflejan un cambio de ciclo que el PP empezó en Andalucía.