La deuda pública se ha disparado. | Pixabay

1

La deuda del conjunto de las administraciones públicas alcanzó los 1,43 billones de euros en junio, un nuevo récord que equivale al 122,1 % del PIB, una ratio más moderada que la del primer trimestre.

El Banco de España ha publicado este martes el avance de los datos de deuda pública de junio, que apuntan a un nuevo récord que se confirmará el próximo 30 de septiembre con la estadística trimestral.

Según el indicador, al cierre de junio las administraciones públicas españolas acumulaban una deuda de 1.425.620 millones de euros, un nuevo récord que supera en 23.478 millones de euros el ya anotado en mayo, con un repunte del 1,7 %.

La deuda pública ha crecido así en 134.607 millones con respecto a junio de 2020, un 10,4 %, y en 223.906 millones con respecto a febrero de ese año, el último mes antes del estado de alarma, lo que equivale a un crecimiento del 18,6 %.

Sin embargo, a pesar de este repunte en términos netos, la ratio de deuda sobre el PIB ha bajado al cierre de junio al 122,1 %, cuando al final del primer trimestre era del 125,3 % del PIB.

Hay que tener en cuenta que el Banco de España calcula la ratio con el PIB de los últimos cuatro últimos trimestres -en este caso, los dos últimos de 2020 y los dos primeros de 2021-, lo que supone que, a diferencia del dato de marzo, ahora la base incluye el segundo trimestre de 2021, que ha sido positivo, en lugar del segundo trimestre de 2020, cuando la pandemia hundió la economía.

Deuda por administraciones

Como es habitual, al cierre de junio la mayor parte de la deuda se concentraba en el Estado, con 1.235.196 millones, 19.632 millones más que un mes antes y un nuevo récord para este subsector.

La deuda de las administraciones de la Seguridad Social, por su parte, aumentó en 6.501 millones en ese mes hasta 91.855 millones.
También creció la deuda de las comunidades autónomas -cerró en 312.929 millones, 3.427 millones más- y, en menor medida, la de las corporaciones locales -22.689 millones, 57 millones más-.

La irrupción de la pandemia en marzo de 2020, con el consiguiente efecto sobre los ingresos y los gastos públicos, disparó la deuda a lo largo del ejercicio hasta cerrar en el 120 % del PIB, un repunte al que también contribuyó la consolidación de la Sareb dentro del perímetro de la Administración.

A comienzos de 2021 la ratio de la deuda pública continuó incrementándose, de manera que superó el 125 % del PIB en el primer trimestre, aunque ahora, de acuerdo al dato avanzado por el Banco de España, se reduce al 122,1 % del PIB.

La previsión del Gobierno para el conjunto del ejercicio es que la deuda termine por debajo de esa cifra, en el 119,5 % del PIB, gracias en parte al crecimiento económico esperado, que contribuirá a reducir la ratio.

Menos optimista se muestra el Banco de España, que espera que la deuda siga al alza este año y termine en el 120,1 % del PIB antes de empezar a reconducirse.

En cambio, la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) sí cree que la deuda tenderá a moderarse y en su último observatorio indicaba que terminaría el año en el 118,5 % del PIB en el escenario central.

Al cierre de junio la mayor parte de la deuda pública se concentraba en valores representativos de deuda, tanto a largo plazo (1.142.547 millones) como a corto plazo (82.029 millones).

El resto de la deuda se repartía en préstamos (196.115 millones) y efectivo y depósitos (4.928 millones).