Reciente imagen de la también ministra de Trabajo, en la presentación del plan de actuación de la Inspección de Trabajo frente al golpe de calor. | Efe

0

La vicepresidenta segunda del Gobierno, Yolanda Díaz, está manteniendo una ronda de contactos con representantes de los socios parlamentarios del Gobierno para encarar el próximo periodo de sesiones, con los próximos Presupuestos Generales del Estado como telón de fondo.

Tal y como ha publicado en redes sociales la también ministra de Trabajo, ya ha mantenido reuniones con el diputado Joan Baldoví (Compromís), el portavoz parlamentario del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, y su homólogo en el PDeCAT, Ferrán Bel.

Durante esta ronda de contactos, la propia Díaz ha manifestado que ha tenido oportunidad de intercambiar puntos de vista sobre algunos retos de legislatura y planes legislativos para los próximos meses.

Por ejemplo, sobre el encuentro con PDeCAT, cuyos cuatro diputados apoyaron las vigentes cuentas públicas, ha podido analizar la «realidad catalana» y ha señalado que «las diferencias pueden enriquecer y ayudar a encontrar soluciones».

El propio Bel ha explicado que se ha tratado de una «reunión interesante» donde han analizado los «retos inmediatos y de futuro de la economía y de Cataluña». «Seguro que desde la distancia ideológica podemos encontrado puntos de coincidencia», ha añadido el diputado.

Respecto a la cita telemática con Aitor Esteban, cuya formación se abstuvo en los PGE de este año, Díaz ha enfatizado que «aunar esfuerzos y fortalecer los espacios de diálogo es el impulso necesario a las políticas progresistas» que requiere el país.

También ha tenido palabras de agradecimiento para Baldoví, con quien coincide en la «necesidad de que el Gobierno siga avanzando en la agenda progresista que comparten».

«Es necesario reforzar el diálogo y colaborar en las causas comunes», ha planteado.
Estas reuniones se producen una vez que Unidas Podemos y PSOE ya han iniciado las negociaciones para tratar de acordar el próximo borrador de los próximos Presupuestos Generales.

Durante una reciente reunión con su grupo parlamentario, Díaz destacó que iban a acudir a la negociación de las próximas cuentas públicas con «fuerza» para desplegar la «agenda social» pactada en la coalición, dado que el momento es ahora.

El secretario de Estado de Derechos Sociales, Nacho Álvarez, será el encargado de la negociación con la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, al igual que ocurrió el año pasado y se prevé que ambos pudieran mantener un encuentro durante esta semana.

Además, el jefe de gabinete de la vicepresidenta, Josep Vendrell, detalló en esa reunión que la negociación que pilotará Álvarez no se limitará solo al ámbito del Ejecutivo, sino que se extenderá también con los grupos parlamentarios de forma paralela a los contactos que mantenga el PSOE.

La vicepresidenta primera del Gobierno y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, afirmó ayer que en septiembre se verá si es posible recuperar la senda de subida del salario mínimo interprofesional (SMI) en la que el país se encontraba antes de la llegada de la pandemia. Precisamente esta es una de las prioridades de Unidas Podemos y la propia vicepresidenta segunda, junto a la derogación de la reforma laboral.

Hoy mismo la ministra de Igualdad, Irene Montero, ha asegurado que la subida del salario mínimo interprofesional (SMI) es de «sentido común» por los beneficios que reporta para la economía y, en caso de acometerse, será un avance en el acuerdo de coalición y un «respaldo» a las tesis de Unidas Podemos, que «siempre» ha defendido ese incremento.

También ha comentado Montero que habrá «mucha intensidad» en el debate sobre los PGE, pero no le cabe duda de que será una negociación «fructífera» y que demostrará que la presencia de Unidas Podemos en el Ejecutivo garantiza derechos.

La semana pasada el Gobierno salvó en el Congreso la convalidación del decreto ley para estabilizar empleo en la Administración Pública gracias al apoyo acordado con Esquerra Republicana, Compromís y Teruel Existe, y la abstención del PNV y Más País-Equo-Los Verdes. El acuerdo, negociado con el Ministerio de Hacienda y el PSOE, permitió también el apoyo de Unidas Podemos.