Pere Aragonès y los indultados ante las puertas del Palau de la Generalitat. | ALBERT GEA

0

El presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y el resto de miembros del Govern han recibido este lunes por la tarde a los excarcelados del 1-O en el Palau de la Generalitat, después de que la semana pasada obtuvieran el indulto por parte del Gobierno central.

El líder de ERC y exvicepresidente del Govern Oriol Junqueras, la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, los exconsellers Jordi Turull, Raül Romeva, Josep Rull, Joaquim Forn y Dolors Bassa, el secretario general de Junts y expresidente de la ANC, Jordi Sànchez, y el presidente de Òmnium, Jordi Cuixart, han llegado juntos la plaza Sant Jaume donde han sido recibidos por una decena de personas con banderas 'esteladas' a grito de 'Independencia'.

A las puertas del Palau de la Generalitat los han saludado Aragonès y el vicepresidente de la Generalitat, Jordi Puigneró, han posado juntos para una foto, y han entrado dentro de la sede del Ejecutivo catalán, donde han sido aplaudidos por trabajadores y cargos de la Generalitat.

A continuación, han subido hasta la Galería Gótica y en la Sala dels Diputats sido recibidos por el resto de miembros del Govern, con quien han mantenido una reunión.

Posteriormente comparecerán en la Galería Gótica Aragonès, Puigneró y un representante de los excarcelados, y se dejará una fila de sillas vacía que simbolizará a los dirigentes independentistas en el extranjero.

«Seguimos empeñados en lograr la independencia»

Tras el encuentro el presidente de la Generalitat ha afirmado que continúan «empeñados» en «hacer posible la independencia de Cataluña» y ha proclamado que perseverarán en defender la amnistía y la autodeterminación.

«Seguimos empeñados en conseguir la amnistía y la autodeterminación. Tenéis que recuperar vuestros derechos políticos. Los exiliados tienen que volver a Cataluña sin miedo de ser perseguidos», ha asegurado Aragonès en la comparecencia.


En su discurso, Aragonès ha afirmado que los presos son «unos referentes» porque lo que hicieron en octubre de 2017 fue «honesto y noble»: «Por eso entrasteis en la cárcel convencidos de ser víctimas de una injusticia y por eso salís con toda la tranquilidad de quien no tiene que pedir perdón por nada».

El presidente de la Generalitat también ha reclamado que se acabe «de una vez por todas» la ofensiva judicial contra el movimiento por la autodeterminación y la «ofensiva del Tribunal de Cuentas», que afecta a «centenares de personas en diferentes causas».