Un marroquí menor de edad observa este jueves Ceuta, al fondo, y en primer término la barrera establecida por las autoridades marroquíes para impedir el acceso de personas y vehículos civiles a la carretera marítima que une Fnidq (Castillejos) con Ceuta. Los servicios de seguridad marroquíes establecieron esa barrera a unos dos kilómetros del lado marroquí del paso fronterizo Tarajal.La carretera está cerrada totalmente a vehículos y peatones. La ministra portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha asegurado este jueves que la tensión en Ceuta ha ido disminuyendo y se espera volver a la normalidad en el menor plazo de tiempo posible, mientras continúa el diálogo al nivel de alta diplomacia con Marruecos. | Efe

0

Dos agentes de la Policía Nacional han localizado a las hijas de una ciudadana española residente en Cataluña que se encontraban entre los aproximadamente 1.500 menores que han entrado en Ceuta en los últimos días desde Marruecos.

Las niñas, de 13 y 14 años, vivían en el país vecino con su padre desde poco después de su nacimiento y hasta el fallecimiento de éste en 2018, ha informado la Dirección General de la Policía este jueves.

La madre de las menores se personó en las dependencias de la Jefatura Superior de Ceuta asegurando que se había trasladado desde Cataluña porque sus dos hijas habían accedido a la ciudad por la zona del Tarajal con ocasión de la entrada masiva de inmigrantes, y que deseaba poder verlas.

Las gestiones de los agentes, destinados en las Unidades de Intervención Policial, permitieron averiguar que las niñas se encontraban en el Polígono del Tarajal, tras lo cual iniciaron la búsqueda entre los centenares de personas que se encontraban en el lugar.

La actuación de los policías permitió identificar a las menores en un breve espacio de tiempo y, una vez comprobada la documentación aportada por la madre, así como la veracidad de su testimonio, le hicieron entrega de las menores de forma temporal.