El secretario general de JxCat, Jordi Sànchez. | Andreu Dalmau - ta - EFE - EFE

1

El secretario general de Junts, Jordi Sànchez, ha avisado este lunes a ERC del riesgo de situar las negociaciones en un punto que puede llevar a una repetición electoral, y deja claro que no darán «gratis» sus votos para facilitar un Govern de ERC y comuns que cree que no sera independentista.

«Pretender que haya una investidura de trámite con el argumento de que no nos hemos puesto de acuerdo es llevar al límite una voluntad negociadora y situarse, si no hay rectificación, a los pies de un abismo que nos puede llevar a un accidente autoprovocado y a unas nuevas elecciones», ha sostenido en una entrevista en Catalunya Ràdio.

Tras asegurar que desde el viernes ha hablado con el candidato de ERC, Pere Aragonès, ha insistido en que se pueden reconducir las negociaciones, pero considera que no es razonable «pretender una investidura con 33 escaños con la promesa de que ya se llegará a un acuerdo más adelante».

«En política debe haber generosidad, capacidad de acuerdo, y no giros repentinos que nos dejen a todos descolocados con la amenaza de riesgo de nuevas elecciones y de intentar lograr un apoyo que las urnas no les han dado», ha apuntado Sànchez, que ve inaudito que Aragonès quiere seguir negociando con Junts sólo para facilitar su investidura y no para cerrar ahora un acuerdo de coalición.

A su juicio, Aragonès «no puede tener más tolerancia con el Gobierno de Pedro Sánchez que con los compañeros independentista», por lo que ha apostando por seguir negociando y por superar las diferencias y desconfianzas.

Según Sànchez, sólo un acuerdo de legislatura entre ERC, Junts y la CUP permitirá tener un Govern independentista, y por ello ha pedido a Aragonès que acuda a la cárcel de Lledoners para seguir negociando y también está dispuesto a pedir un permiso para encontrarse, después de que el viernes anulara a última hora un encuentro con Aragonès, según fuentes republicanas.

También ha advertido de que probablemente Aragonès se ha visto «tutelado» por una parte de su partido que se opone a un Govern con Junts, citando nombres como los de Joan Tardà y Gabriel Rufián, y ha emplazado al candidato republicano a imponer su autoridad en ERC y decidir si quiere un acuerdo con Junts o con los comuns.

Según Sànchez, él manifestó que no se opondrían a un Govern de ERC y comuns si es la voluntad de los republicanos, pero ha avisado de que no cuenten con los votos «gratis» de su partido para facilitar un Govern que, a su juicio, no será independentista.

«ERC debe decidir si quiere un acuerdo con los comuns, y en consecuencia renunciar a la independencia. No regalaremos una investidura con una ambigüedad de ERC», ha avisado.
Además, ha explicado que si no logran el acuerdo con ERC harán públicos los documentos de la negociación para que los conozca la ciudadanía.