Imagen de un oficina de CaixaBank. | SUSANA VERA

1

CaixaBank ha asegurado este martes que el expediente de regulación de empleo (ERE) para 8.291 personas planteado este martes «es necesario» y que se debe a motivos productivos y organizativos dadas las duplicidades y sinergias derivadas de la fusión y las circunstancias del mercado.

En un comunicado este martes, ha explicado que los criterios que se aplicarán para determinar la afectación del proceso serán la voluntariedad y la meritocracia.
La entidad bancaria ha sostenido que ha presentado una propuesta de cambios en las condiciones laborales para avanzar hacia un marco de condiciones «sostenible y unificado».

Se trata de la unificación de medidas relacionadas fundamentalmente con aspectos complementarios de la remuneración y la previsión social, así como cuestiones vinculadas a la flexibilidad necesaria para avanzar en el modelo de negocio y mantener la sostenibilidad de la red rural.

La entidad ha explicado que los empleados conservarán sus condiciones actuales hasta la entrada en vigor del nuevo marco, y una vez esté vigente se prevé que los empleados mantengan «la remuneración actual, salvo que las nuevas condiciones acordadas supongan una mejora», en cuyo caso se aplicará con la progresividad que se acuerde.

El banco ha planteado que el porcentaje de trabajadores mayores de 50 años que se adscriban voluntariamente al plan de bajas no podrá superar el 50% del total de salidas.