El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, y el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar. | Manuel Bruque

1

CaixaBank completó los trámites legales de la fusión con Bankia tras la inscripción de la escritura en el Registro Mercantil este viernes, cumpliendo con el calendario establecido en septiembre para materializar la creación del primer banco en España por volumen de activos.

Pese a la integración formal hecha efectiva ahora, la nueva CaixaBank aseguró que la operativa de los clientes no cambiará prácticamente, hasta la migración de la plataforma operativa de cada entidad, en un proceso que tiene previsto ejecutarse antes de que finalice el año.

No obstante, avisó de que las cuentas corrientes y las libretas de ahorro cambiarán de numeración, aunque indicó que esto no afectará a los recibos domiciliados ni a las transferencias ni a los abonos recibidos. No será necesario que el cliente realice ninguna gestión. Los créditos e hipotecas contratados mantendrán igualmente las condiciones pactadas.

Por lo que se refiere a las tarjetas de Bankia, los clientes podrán utilizarlas hasta que el usuario realice la activación de las tarjetas de CaixaBank que recibirán en su domicilio, tras la integración del sistema informático. A partir de este momento, todos los clientes de CaixaBank y Bankia podrán efectuar reintegros a débito con sus tarjetas sin comisión.