Miquel Fluxá, presidente del Grupo Iberostar. | T. Ayuga

6

El presidente de la compañía hotelera Iberostar, Miguel Fluxá, ha expresado su confianza en que Baleares pueda recuperar este verano el 40 % del turismo que registró el año pasado.

«Después de todas estas noticias nefastas que recibimos semana tras semana, sería un éxito», ha asegurado este lunes el empresario tras mantener una reunión con la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, junto a ejecutivos de algunas de las principales empresas turísticas de Alemania.

Fluxá augura que si se mantiene el ritmo de crecimiento de la demanda para los próximos meses y se salva parte de la campaña, en el verano de 2021 se podrían alcanzar cifras de entre el 80 % y el 90 % del volumen de visitantes de 2019 y que 2022 sería «un año normal».

El conseller de Modelo Económico, Turismo y Trabajo, Iago Negueruela, que ha comparecido en rueda de prensa junto al hotelero, ha confiado en que sus previsiones se cumplan y ha resaltado la importancia del esfuerzo de las empresas por abrir sus establecimientos este verano para lograr buenos resultados en la campaña de 2021.
Negueruela y Fluxá han coincidido también en plantear la reclamación de que el Gobierno central alargue para el sector turístico la vigencia de las condiciones de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) ligadas a la crisis sanitaria.

«El Gobierno tiene que analizar el tema con el máximo de sensibilidad para que podamos llevar los ERTE hasta final de año», ha planteado el empresario. El conseller ha subrayado que, «al menos», la protección para empresas y trabajadores acogidos a los ERTE tienen que prolongarse «todo el verano».

Negueruela ha recordado que esta cuestión está siendo negociada para el conjunto de España por los principales sindicatos y patronales con el Gobierno central. En Mallorca, Iberostar comenzará la campaña con la apertura de un 20 % de sus hoteles y irá ampliando su oferta «en función de cómo evolucione el mercado».

A su juicio, los operadores turísticos baleares, y españoles en general, no tienen que entrar en guerras de precios con los de países competidores del Mediterráneo oriental, sino centrar sus esfuerzos «en comunicar la seguridad».

El conseller Negueruela ha explicado que, una vez abierto el archipiélago a los turistas del espacio Schengen, el siguiente paso decisivo será la vuelta de visitantes británicos, el segundo mercado para Baleares tras el alemán, con particular importancia en Menorca e Ibiza.

Para prepararlo, el Govern trabaja con los principales turoperadores pendiente de que el gobierno del Reino Unido establezca si mantendrá la obligación de la cuarentena de entrada de dos semanas, que es un obstáculo para el turismo.

En la reunión celebrada esta mañana en la sede de la presidencia del ejecutivo autonómico han participado, además de las autoridades isleñas y el presidente de Iberostar, representantes de la aerolínea Condor, del turoperador DER Touristik, de la asociación de agencias de viajes alemana DRV y de la red de agencias Lufthansa City Center.