Eliminan redes de piratería editorial que distribuían a 380.000 usuarios

| Madrid |

Valorar:
preload
El Código Penal establece penas de prisión de hasta cuatro años para los responsables de adueñarse de la propiedad intelectual de terceros, además de multas e indemnizaciones. La cadena de divulgación de los contenidos editoriales facilita la localización de los autores de este delito tipificado en el Código Penal.

El Código Penal establece penas de prisión de hasta cuatro años para los responsables de adueñarse de la propiedad intelectual de terceros, además de multas e indemnizaciones. La cadena de divulgación de los contenidos editoriales facilita la localización de los autores de este delito tipificado en el Código Penal.

El Centro Español de Derechos Reprográficos (CEDRO) acaba de conseguir el bloqueo de 122 canales de la red social Telegram, con más de 380.000 usuarios, en los que se compartían miles de copias piratas de periódicos, libros y revistas.

Ante el incremento de la piratería en las aplicaciones de mensajería instantánea durante este periodo de confinamiento, a finales de abril CEDRO solicitó a Telegram el bloqueo de más de ciento veinte canales donde había detectado que se estaban compartiendo de forma intensa copias no autorizadas de libros, periódicos y revistas.

Desde hace unos días, las copias ilícitas ya no están accesibles porque Telegram ha bloqueado estos grupos. «No es la primera vez que esta aplicación de mensajería colabora con CEDRO en la lucha contra la piratería digital. Sin embargo, nunca habíamos llegado a acabar con la actividad ilícita de un número tan elevado de grupos, especialmente a través de su versión web, en los que se estaban compartiendo copias piratas de obras de nuestros socios», explica Jorge Corrales, director general de CEDRO.

Según Corrales, «los servicios de mensajería instantánea, como Telegram o Whatsapp, cada vez son más utilizados para distribuir y consumir copias piratas de contenidos literarios e informativos. Por eso, en nuestra entidad, hemos intensificado la labor de detección de estos canales y solicitud de bloqueo de los mismos».

Además, afirma que «esta operación demuestra que el éxito en la lucha contra la piratería radica en la colaboración de los distintos agentes implicados, como ha ocurrido entre Telegram y nuestra asociación», añade Jorge Corrales. «Esperamos que sirva de ejemplo para trabajar en esta línea con todos los operadores de servicio y plataformas de internet».

Un lastre

Asimismo, el director general de CEDRO explica que «el sector editorial es estratégico, tanto por su dimensión cultural y educativa como por su vertiente económica y generadora de puestos de trabajo», y confía en que «entre todos consigamos que la piratería digital no suponga un lastre para la cadena del libro y publicaciones periódicas».

CEDRO tiene como misión representar y defender los legítimos intereses de autores y editores de libros, periódicos, revistas y partituras, facilitando y promoviendo el uso legal de sus obras. En la actualidad tiene como miembros a 27.333 escritores, traductores, periodistas y editoriales de nuestro país.

Comentar

* Campos obligatorios

De momento no hay comentarios.