El ministro de Sanidad, Salvador Illa y la responsable de Industria, Reyes Maroto con mascarillas en su visita las instalaciones de la empresa Hersill, en Móstoles. | JuanJo Martín

56

El ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha reconocido que el Gobierno está barajando la posibilidad de recomendar a la población el uso de mascarillas para salir a la calle, si bien ha asegurado que todavía no puede confirmar si se va a adoptar esta medida de prevención del coronavirus.

Illa se ha pronunciado así en una rueda de prensa telemática en la que se le ha cuestionado los motivos por los que tanto él como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, llevaban mascarillas en su visita a la fábrica de material sanitario Hersill.

«El presidente y yo hemos cumplido con el protocolo establecido, si bien, aunque no puedo confirmar nada, esta es una de las medidas que vamos a recomendar», ha aseverado el ministro de Sanidad, que ha estado acompañado por la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Coordinación, Arancha González Laya.

Precisamente, este viernes el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha sugerido la posibilidad de «aprender» de sociedades orientales como la japonesa, cuyo Gobierno, ante brotes de gripe pide a los enfermos que usen mascarilla, y acostumbrarse a usar «equipos de protección personal en la medida en que estén disponibles en grandes cantidades».

Semana dura

El ministro ha confirmado que, tras la evolución de casos de coronavirus registrados esta semana, el objetivo de estabilización de la curva de incidencia de la enfermedad se ha «cumplido», si bien ha avisado de que la próxima semana seguirá siendo «dura».

Illa ha recordado que los casos de coronavirus detectados este viernes (117.710), suponen un incremento de alrededor del siete por ciento respecto al día anterior, lo que demuestra que en esta «dura semana» se ha «ralentizado» la epidemia.

«Durante toda la semana hemos estado por debajo del 10 por ciento del crecimiento, por lo que podemos decir que el objetivo que nos habíamos fijado de ralentización de la curva se ha cumplido», ha dicho el ministro de Sanidad, para destacar el «rayo de esperanza» que supone que 30.513 personas ya se hayan curado.