El personal sanitario del madrileño hospital Gregorio Marañón. | Kiko Huesca

14

El profesor de farmaco-epidemiología de la Universidad de Oxford, el catalán Dani Prieto-Alhambra, ha aconsejado que cuando finalice el peligro de la epidemia la salida del confinamiento debería ser «de forma estratificada», y que los primeros que tendrían que salir son las personas con menos riesgo.

En una entrevista en RAC-1, Prieto-Alhambra, que investiga una herramienta de Big Data para predecir qué pacientes de coronavirus sufrirán complicaciones graves, ha afirmado que, con los datos actuales, en Cataluña ya se está empezando a doblar la curva y ha anunciado que pronto se aprobará un test que permitirá saber si los pacientes son inmunes, aunque haga semanas que han pasado el virus.

«Lo que es importante ahora es ver cómo salimos del confinamiento. La falta de planificación que hemos vivido no debería volver a pasar. La mayoría del esfuerzo debería dedicarse a planear cuál es la mejor forma de salir de este confinamiento», ha indicado.

«Yo creo que lo más seguro sería hacer una liberación estratificada. Empezando a dejar que la gente de menos riesgo salga a la calle, gente joven, niños... los que tienen menos riesgo porque así tendremos controlado el número de casos severos y podremos preservar a los mayores y más vulnerables más tiempo para que la gente más joven se haga inmune», ha aconsejado.

Según Prieto-Alhambra, «las personas con riesgo deberían estar alguna semana más en confinamiento. Y esto también tiene la ventaja de que la gente que más efectos puede tener en la economía sea la gente joven y tenga efectos menores».

«En Inglaterra está a punto de aprobarse un test que nos diga quién es inmune a la enfermedad. El cuerpo genera unos anticuerpos diferentes. Se debe desarrollar un test que determine quién tiene estos anticuerpos», ha afirmado el profesor.

«Cuando tengamos el test, te podrá decir si tu cuerpo tiene memoria inmunitaria contra este virus, aunque lo que no sabemos ahora es cuánto tiempo dura esta inmunidad», ha matizado.

Según el especialista, «en principio las personas inmunes no deberían poder coger la enfermedad de nuevo y no deberían ser vectores de contagio, en base a lo que sabemos de otros virus».

El profesor, que no se atreve a predecir cuándo habrá una vacuna, ha asegurado que «hay muchísima investigación, pero ahora mismo por ejemplo no tenemos vacuna para el ébola. Hay resultados muy prometedores, pero cuando los veamos lo sabremos», ha señalado.