Ada Colau ha sido operada de una hernia. | Efe

2

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, se sinceró el pasado 31 de diciembre en su cuenta de Facebook para contar que está recuperándose de una operación por una gran hernia que tenía desde su último embarazo, por lo que pasó por el quirófano el sábado 21, al día siguiente del último pleno municipal del año.

Colau ha asegurado que la operación fue bien y explica los problemas que le ha comportado la hernia después de tener a su segundo hijo, en abril de 2017. Con esta reflexión pretende «visibilizar los efectos colaterales que muchas mujeres (la mayoría)» deben asumir a raíz de un embarazo, entre los que también cita las estrías, la baja autoestima, los miedos e inseguridades, el peso de la responsabilidad y que se niegue su deseabilidad y sexualidad, dice.

«En las redes sociales he tenido que aguantar miles de tuits y fotos con insultos, o mentiras horribles como que me reía de las víctimas del atentado terrorista en las Ramblas mientras escondía 'un cirio' debajo de mi camisa (era la hernia de mi ombligo, cuatro meses después de dar a luz)», añade.

Ha lamentado pasar dos años y medio con una hernia dolorosa: «No era grave, no era cuestión de vida o muerte, pero a mí me ha condicionado mi vida y mi autoestima». «Dos años y medio después, a los machistas imbéciles que me habéis insultado por tener un bulto en la barriga... que os den. No tengo nada más que deciros», añade.

También ha aprovechado para dar las gracias a la generosidad de las madres que sufren. «En 2020, seguiremos trabajando por un mundo feminista, es decir, un mundo que ponga la vida en el centro. Todas las vidas y con todos los cuidados posibles. Para todas y todos», acaba su escrito.