La Sentencia del juicio del 'procés'

Noche movidita (pero no tanto como cuentan)

| Barcelona |

Valorar:

Visto por la tele, lo que sucedió la noche del martes en Barcelona parecía una guerra. Visto a pie de calle, en muchos momentos más bien parecía una verbena moderada de San Juan. No digo que no hubiese momentos peligrosos, que podrían haber acabado mal: golpes de porra, lanzamientos de piedras, salvas y disparos de balas de espuma, contenedores quemados, gente corriendo, furgonetas de los Mossos circulando a toda velocidad por encima de las aceras…

Calculo que a lo largo de las tres horas y media que me pasé yendo de un lado a otro del Eixample barcelonés y los Jardinets de Gràcia, conté unas treinta o cuarenta hogueras. Al final de la concentración enfrente de la Delegación del Gobierno, unos pocos grupos de manifestantes, bastante jóvenes y me parece a mí que no muy experimentados en estos lances, se enfrentaron con la policía. Y todo se caldeó.

Además de la indignación por unas sentencias brutales –Jordi Cuixart y Jordi Sánchez en realidad están en la cárcel por haber evitado que en 2017 se produjesen unos hechos como los de ayer–, los manifestantes acumulaban también la rabia por las cargas, los golpes y los disparos con que la policía había disuelto las movilizaciones del lunes, en las que un chico había perdido un ojo y otro un testículo. Había rabia, pues, y también la sensación –muy extendida entre el independentismo no institucional– de que la Generalitat, desde la aplicación del 155, ya no tiene el control sobre nada en Catalunya, y menos aún sobre los Mossos.

A pesar de todo, lo que yo vi la noche del martes no se corresponde para nada con las crispadas descripciones de violencia extrema que los medios de comunicación españoles llevan horas propagando. No es ya que las barricadas, los choques y los contenedores en llamas formen parte del atrezzo habitual de muchas manifestaciones que se celebran anualmente en muchas capitales europeas. Es que, justo al lado de los alborotos, los bares y los restaurantes estaban llenos de gente comiendo y bebiendo como si no pasara nada. Alguien se preguntó en Twitter: ¿te imaginas ser un turista que llega a Barcelona y encontrarte con esto? Bueno, yo vi a decenas de turistas que rondaban más o menos por el meollo y ninguno ponía cara de estar muy asustado. Algunos tomaban fotos, seguramente para lucirlas en las redes sociales.

La idea que el independentismo está a punto de emprender el camino de la violencia es más un deseo de ciertos antiindependentistas que una posibilidad real. Pero eso no quiere decir que si empiezan a repetirse los episodios como el del martes por la noche, el independentismo no entre en una fase incluso más errática que la que está pasando actualmente y que pierda credibilidad entre muchos de sus seguidores. Para empezar, el miércoles el debate ya no se centraba en si la sentencia era justa o injusta sino en si lo que había ocurrido horas antes era violencia o no lo era. «A mí me gustaría debatir si quemar un contenedor es más o menos violento que un Estado autoritario vulnerando cada vez más derechos fundamentales –me dice, sarcástico, un colega indepe–, pero claro, este debate no interesa».

Escribo esta crónica el miércoles por la tarde, cuando ya han pasado dos días y medio desde el anuncio de la sentencia, justo antes de subir al avión que me traerá de vuelta a Mallorca. Mientras escribo, leo que el presidente Sánchez se está reuniendo con Casado, Rivera e Iglesias para hablar sobre Catalunya. Justo a la misma hora, miles de catalanes están marchando hacia Barcelona desde todos los puntos de Catalunya para continuar con las protestas. La idea según la cual el juicio del ‘procés’ tenía que ser el final del conflicto cada vez resulta más delirante. O más tonta. O más temeraria.

Comentar

* Campos obligatorios
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1

uf.. de resaca?.
Hace 29 días

uff.. es muy difícil salir en su defensa.. de verdad q quiero entender cómo ha llegado a conclusiones tan chocantes y contradictorias con la información q nos llega d otros periodistas o de los ministerio y conselleria de interior. supongo q justo antes de tomar el avión estaría usted muy cansado, asi q mi consejo es q la próxima vez descanse un poco más antes de ponerse a escribir.. ah.. y no use la ficción, no vale para este tipo de crónica. va a perder mucha credibilidad.

Valoración:3menosmas

Fran
Hace 30 días

Vaya milonga que cuenta

Valoración:3menosmas

@Mucha suerte
Hace 30 días

Tienes más razón que un santo. Les interesa a todos. Unos pimpampum y otros €€€

Valoración:-4menosmas

Marta
Hace 30 días

Auu Toniet ves a contar troles a altres, a Mallorca no som beneits i sabem lo que hem vist. Vaja credibilitat que tens quan se re veu venir d'enfora, lo teu son es CDR i companyia.

Valoración:7menosmas

Edu
Hace 30 días

Que pena que lo mas grave pasó el Miercoles por la noche y no puedas contarlo. Quizas si tu coche fuera uno de los que han quemado cambiarias de opinion... Yo tampoco estoy de acuerdo con la sentencia, pero no me gusta que se blanquee la violencia, aunque venga de unos chavales sin responsabilidad ni preocupaciones. Asi han empezado muchas de las peores paginas de la historia de España...

Valoración:5menosmas

Mucha suerte.
Hace 30 días

Esto solo acaba de empezar,hay muchos intereses en que siga y no solamente de un bando...

Valoración:-3menosmas

mallorquí
Hace 30 días

Este parece independentista,

Valoración:16menosmas

Alucinante
Hace 30 días

40 Hogueras te parece poco? Quema de coches? Por favor, no quites hierro al asunto, esto es una Borrokización Brutal de BCN, te lo dice un Vasco que vivió los peores años de Plomo de primera mano..Que alguien te impida el paso, es violencia, es intimidación y privar de libertad de movimientos, llamarlo de otra manera es simple y llanamente Mentir

Valoración:52menosmas
AnteriorSiguiente
Página 1 de 1