Imagen del juicio del procés.

Tras conocerse el veredicto del Tribunal Supremo este lunes a primera hora, que condena con penas de entre 9 y 13 años de cárcel a los 12 acusados, se están produciendo numerosas reacciones políticas.

Ante la sentencia del procés independentista, el líder de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha llamado este lunes a la «reincidencia» como respuesta. Cuixart ha sido sido condenado a 9 años de cárcel.

Por su parte, la primera reacción del Gobierno ha llegado de parte del ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha señalado que la sentencia del caso seguido por el proceso de independencia de Cataluña no responde a un Estado vengativo sino que «se han juzgado hechos concretos imputados a personas concretas» con todas las garantías.

Desde el PP, Pablo Casado, se ha manifestado sobre las condenas durante una entrevista en Antena 3 TV. El líder de los populares ha exigido a Sánchez que no deje la puerta abierta al indulto.

El líder de Ciudadanos, Albert Rivera, se ha felicitado por la condena aunque ha hecho hincapié en la exigencia de que no se indulte a los condenados por el alto tribunal.

Noticias relacionadas

Para el líder de Vox, Santiago Abascal, los jueces se han equivocado y ha anunciado que su formación recurrirá la sentencia al ver acreditado el delito de rebelión.

En Cataluña, el portavoz de ERC en el Congreso de los Diputados, Gabriel Rufián, ha afirmado este lunes: «El Estado ha dictado hoy sentencia. El 10/11 Catalunya dictará la suya».

Una de las reacciones más esperadas ha sido la de Carles Puigdemont, quien se ha manifestado por Twitter. El expresidente de la Generalitat ha opinado que las condenas impuestas a los 12 acusados en el juicio del procés son «una barbaridad».

Desde Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha considerado que la sentencia del procés pasará a la historia como «símbolo de cómo no hay que abordar los conflictos políticos en democracia» y ha hecho un llamamiento a «arremangarse» y trabajar por «reconstruir puentes» en Cataluña y buscar «imprescindible reconciliación».

«La injusticia se ha consumado», ha dicho la expresidenta del Parlament Carme Forcadell, quien ha sido condenada a 11 años y medio de cárcel.