Fachada principal del tanatorio y funeraria El Salvador. | Efe

4

Los quince detenidos por el caso de la supuesta estafa de ataúdes que durante al menos dos décadas realizó la funeraria El Salvador en Valladolid, que a la hora de incinerar cambiaba las cajas de alta calidad por otras más baratos para revenderlos, han ido pasando a disposición del Juzgado de Instrucción número 6 desde las 9 de esta mañana, según fuentes de la Delegación del Gobierno.

Se trata de una estafa con miles de casos, por varios millones de euros, que durante al menos dos décadas, entre 1995 y 2015, se realizó desde ese grupo funerario, que a la hora de la incineración cambiaba ataúdes de alta calidad por otros más baratos para luego revenderlos, y lo mismo hacía con las coronas de flores.

En la primera fase de esta operación, se han producido siete registros, cuatro de ellos en domicilios, y se han encontrado ocho ordenadores, un servidor y de seis a ocho metros cúbicos de documentación, y en la vivienda de uno de los directivos de la empresa detenidos se ha hallado cerca de un millón de euros en metálico.