Fotografía de archivo del Valle de los Caídos, de donde próximamente serán exhumados los restos de Franco. | Efe

78

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ha informado este viernes de la aprobación del decreto ley para modificar dos puntos de la Ley de Memoria histórica para exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos porque «no se puede perder ni un solo instante» para esta tarea.

El Ejecutivo calcula que con los plazos establecidos por el real decreto ley para la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos se irá a «final de año» para realizar esta tarea en un tiempo máximo de doce meses, tal y como recoge la normativa aprobada este viernes.

En la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros que ha aprobado el decreto ley para realizar la exhumación del dictador Francisco Franco del Valle de los Caídos, Calvo ha explicado que el decreto añade un párrafo al artículo 16 de la ley que indica el «carácter urgente» de hacer esta exhumación e indica al Gobierno «el procedimiento para hacerlo».

El Gobierno decidirá dónde se entierran los restos del dictador Francisco Franco, «asegurando una digna sepultura», si la familia no manifiesta su voluntad sobre su destino final «en tiempo y forma».

Calvo ha explicado que la familia Franco «podrá ser escuchada» y dispondrá de quince días, a partir del 31 de agosto, para decidir a qué lugar quieren que sean trasladados los restos.

No obstante, Calvo ha precisado que el Gobierno en el decreto plantea «todos los escenarios posibles, en los que la familia será escuchada» pero en el caso de que ésta «no se pronuncie o discrepe del lugar» será el Gobierno quien decida a qué lugar «digno y respetuoso se trasladen los restos».

Noticias relacionadas

Calvo ha explicado que el Gobierno podrá solicitar la asignación del correspondiente título de derecho funerario al ayuntamiento en el que vaya a efectuarse la inhumación y realizar el resto de actuaciones que procedan.

La vicepresidenta ha explicado que, como no puede ser de otra manera, el Gobierno está obligado «en un Estado garantista» a buscar un lugar digno.

A partir de ese momento, Calvo ha comentado el Valle de los Caídos cumplirá una primera función, recogida en la ley de Memoria Histórica, el «respeto de las víctimas que están de ambos bandos y naturalmente la paz, algo que no es posible estando los restos del dictador en el mismo lugar».

El real decreto ley aprobado introduce un apartado 3º al artículo 16 de la Ley de Memoria Histórica de 2007 que consagra el Valle de los Caídos como «un lugar destinado a la conmemoración, recuerdo y homenaje de los fallecidos en la guerra civil», disponiendo que sólo los restos mortales de éstos podrán yacer en su recinto.

«En el Valle de los Caídos sólo podrán yacer los restos mortales de personas fallecidas a consecuencia de la guerra civil española, como lugar de conmemoración, recuerdo y homenaje a las víctimas de la contienda», rezará el texto.

El Gobierno asegura que el procedimiento diseñado prevé expresamente «las máximas garantías de dignidad y respeto, tanto a los restos mortales como a los familiares», que podrán disponer sobre su destino «si lo desean»