El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián (d) observa a la presidenta del Congreso, Ana Pastor. | Efe

43

El portavoz adjunto de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, ha utilizado toda su intervención en el debate de investidura de Rajoy para arremeter contra los socialistas, a los que ha acusado de «traidores» y de doblegarse ante una «cacique» y a los intereses de los grandes consejos de administración.

«¿No les da vergüenza doblegarse a los designios de una cacique que gobierna la Comunidad Autónoma con una de las tasas de paro y fracaso escolar más altas?», ha espetado a la bancada del PSOE, en alusión a la presidenta andaluza, Susana Díaz.

Rufián, que se ha referido al PSOE como el «PSOE Iscariote que lleva cuarenta años dando una de cal y otra de arena», se ha erigido en portavoz de los socialistas «de corazón», para quienes su abstención de hoy «ya es demasiado».

El diputado independentista ha leído varios mensajes de supuestos militantes socialistas que hoy se sienten «traicionados», que lloran y que contemplan con «asco» y «rabia» el rumbo de sus dirigentes.

«Esta es su gente, ¿tienen alguna respuesta para ellos?», ha planteado a los socialistas, a los que también se ha dirigido como «señores del PSOE Sociedad Anónima» y a los que ha preguntado si no les «da vergüenza que solo les quede de izquierda los sitios donde se sientan en los consejos de administración de las eléctricas».

Tras enumerar otros motivos de «vergüenza» del PSOE, Rufián ha advertido a los ciudadanos de que si los socialistas «hacen esto a su secretario general y su militancia, qué no harán a la gente» y ha dado la razón al líder de Podemos, Pablo Iglesias, y al de En Comú Podem, Xavier Domènech, en que el «bipartidismo ha muerto», una vez que el PSOE se han «abrazado a quienes persiguen urnas y esconden 'jaguars' y a quienes reciben con abrazos a ricos en jets privados».