Consuelo Ordóñez, presidenta del Covite, junto con víctimas del terrorismo defienden la presencia de la Guardia Civil en Alsasua. | Efe

4

Cuatro víctimas del terrorismo y miembros del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) defendieron este sábado con pancartas la presencia de la Guardia Civil en la localidad navarra de Alsasua coincidiendo con la manifestación en contra del cuerpo organizada por Sortu y colectivos vecinales, lo que provocó momentos de tensión que se saldaron sin incidentes.

Los miembros de Covite se manifestaron este sábado al mediodía en la plaza del Pueblo de Alsasua justo enfrente de la cabeza de la marcha organizada en contra de la Guardia Civil, dos de cuyos efectivos fueron agredidos el pasado sábado en la localidad, además de sus respectivas parejas.

En el acto participaron Consuelo Ordóñez, presidenta del colectivo; Conchi Fernández, esposa de un guardia civil asesinado por ETA en Alsasua; Fernando Altuna, hijo de Basilio Altuna, policía nacional de Álava que murió en atentado terrorista; e Iñígo Pascual, hijo de Ángel Pascual, asesinado en Bilbao.

Noticias relacionadas

Las cuatro víctimas de ETA fueron recibidas por cientos de participantes radicales de la marcha convocada en contra de la Benemérita con gritos e insultos. Los concentrados portaban pancartas a favor de la presencia de la Guardia Civil en Alsasua y en contra de la violencia terrorista.

Sin incidentes

Tras esta acción, que se saldó sin incidentes, varios centenares de personas comenzaron la marcha convocada por Sortu y colectivos vecinales con pancartas en contra de la Guardia Civil y de la versión oficial sobre la agresión a los agentes el pasado sábado.

La manifestación finalizó, sin incidentes, en la plaza de los Fueros con una audición del instrumento musical «txalaparta» y la lectura de un comunicado en el que se afirmó que en la localidad, el pasado sábado, «no hubo emboscada alguna, no hubo linchamiento».