El exalcalde de Marbella Julián Muñoz (delante), y el cerebro de la trama del caso Malaya, Juan Antonio Roca (detras), sentados en el banquillo de los acusados por el caso Goldfinger, ligado a la recalificación urbanística de la parcela de la antigua casa del actor Sean Connery en Marbella. | Efe

11

El juez de Vigilancia Penitenciaria número 3 de Málaga ha instado a la cárcel a aplicar al exalcalde de Marbella Julián Muñoz «a la mayor brevedad posible y con la máxima celeridad» el tercer grado concedido así como los permisos ordinarios que le puedan corresponder.

En un auto se estima parcialmente el recurso de queja interpuesto por el letrado de Muñoz, Antonio José García Cabrera, y el juez insta a que se proceda también «de manera expresa e inmediata» a la tramitación de los permisos ordinarios que puedan corresponder al tercer grado.

Respecto a las salidas de fin de semana, vista la denegación expresa de la Junta de Tratamiento, el juez «procede otorgar las mismas al interno desde los viernes a las 16.00 horas hasta los lunes a las 8.00 horas con el establecimiento de las garantías de control que procedan adoptarse para su disfrute por la Junta de Tratamiento».

Beneficios que podrá disfrutar Julián Muñoz «a partir del próximo fin de semana al no constar otro motivo de denegación de dichas peticiones en el acuerdo recurrido», según señala el juez en la resolución judicial.

Dicho auto judicial no es firme y por tanto cabe recurso de forma o apelación, aunque el letrado de Muñoz ha dicho que espera que no sea recurrido ya que se está jugando con la vida de una persona que está gravemente enferma.

El togado ha adoptado dichas medidas «sin perjuicio de estar pendiente su traslado en estos momentos» al Centro de Inserción Social correspondiente y lo que pueda resolverse en el expediente de libertad condicional que se tramita.

El mismo juez ha resuelto este jueves también por medio de otra resolución judicial otro escrito presentado por el letrado de la defensa y en dicho auto el magistrado insta a la cárcel a aplicar al exalcalde la modalidad de tercer grado que se estime oportuna, con los beneficios que ello pueda comportar, teniendo en cuenta sus circunstancias personales y particulares.

En este segundo auto, el juez requiere a la prisión a dar «adecuado cumplimiento» a las resoluciones dictadas en las que se concedía el tercer grado «en cuanto procede requerir a la Junta de Tratamiento resolver sobre la modalidad de tercer grado que se estime oportuna de aplicación».

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Málaga confirmó, el pasado 11 de marzo, la concesión del tercer grado a Muñoz por enfermedad grave con padecimientos incurables, tras lo que la prisión en la que se encuentra recluido elevó al juzgado una propuesta de libertad condicional.

El juez de Vigilancia Penitenciaria de Málaga acordó el pasado agosto que Muñoz debía cumplir su condena en tercer grado por su «enfermedad grave e incurable», por la que los informes médicos señalaban un pronóstico de vida corto.

Además, en la resolución también se tuvo en cuenta la falta de facilidad para volver a delinquir, la escasa peligrosidad del interno y razones humanitarias y de dignidad personal.

Muñoz tiene entre sus dolencias cardiopatía isquémica-hipertensiva, diabetes mellitus tipo I, dislipemia, arteriopatía sistémica con stent ilíaco, insuficiencia venosa, hipoacusia bilateral, adenoma de próstata, artrosis cervical, ictus sin secuelas neurológicas y aneurisma de aorta.

Uno de los informes señala que el riesgo de muerte para Muñoz es superior al 50 por ciento en cinco años a pesar del tratamiento, y otro estudio alerta de un «grave riesgo de padecer algún evento fatal en plazo breve».