El presidente de ERC, Oriol Junqueras. | Marta P

3

A vueltas con los posibles escenarios que se abrirán en Catalunya tras el más que previsible veto a la consulta del 9-N, el presidente de ERC, Oriol Junqueras, defendió ayer la «desobediencia civil», como hizo Martin Luther King en defensa de los derechos de los afroamericanos. El líder republicano también reiteró el ofrecimiento de su formación de entrar en el Govern catalán si es para blindar el referendo.

En declaraciones a Catalunya Ràdio, y preguntado sobre si su formación llama a la desobediencia civil como la CUP en el caso de que Mariano Rajoy cumpla con su apuesta de vetar la consulta, Junqueras contestó categóricamente: «¡Y tanto!, ¡y tanto!, como hizo Martin Luther King».

El líder independentista confía en que en este hipotético escenario estén también otros partidos, como ICV-EUiA, porque la consulta soberanista debe celebrarse «sí o sí», ya que «nos jugamos unos derechos fundamentales».

«No podemos generar incentivos al Gobierno español porque no nos deje votar, al contrario, lo que hemos de hacer nosotros es decir que iremos a votar y que haremos todo lo posible para ganar», argumentó el líder independentista.

«¿Qué harán? ¿En serio vendrán a quitarnos las urnas si los colegios electorales están llenos de gente y hay colas de gente para ir a votar?», se preguntó Junqueras, para quien «los derechos fundamentales están por encima de cualquier consideración supuestamente jurídica de un tribunal de nombramiento político que todos saben que actúa de forma arbitraria».

Reproches
Tras esas declaraciones matinales de Junqueras, representantes del PP de Catalunya y de Ciutadans las calificaron de «ataque indecente a la democracia» y «casi un golpe de Estado a la legalidad vigente», mientras que el PSC tachó al líder de los republicanos de izquierdas de «frívolo e irresponsable».

«Con esta actuación imprudente, negligente y temeraria, Junqueras enciende el fuego de una mecha que no puede apagar nunca, una mecha peligrosa, y solo él será el responsable de las posibles consecuencias», dijo Enric Millo, portavoz parlamentario del PPC.

La portavoz de Ciutadans en el Parlament, Carina Mejías, advirtió de que harán «responsable» a Junqueras de las consecuencias de sus palabras si se producen «algunos enfrentamientos» en Catalunya.

Desde el PSC, el portavoz parlamentario, Maurici Lucena, lamentó unas declaraciones «frívolas, irresponsables y sorprendentes viniendo de un alcalde responsable de cumplir y hacer cumplir la ley».

El portavoz del Govern, Francesc Homs», evitó comentar la invitación a la «desobediencia civil» de Junqueras, «porque el Ejecutivo catalán no se pronuncia sobre hipótesis».