Un niño se lava las manos en Monrovia (Liberia). | AHMED JALLANZO

0

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos han elevado al máximo su nivel de alerta médica por el brote de ébola, lo que implica una mayor movilización de recursos y personal. El «nivel 1» está reservado para las emergencias sanitarias graves y, según la propia agencia gubernamental, responde a la posibilidad de que el brote se extienda. Los CDC ya adoptaron una medida similar en 2005, tras al paso del huracán Katrina, y en 2009, durante la amenaza por la gripe aviar, recuerda NBC News .

Dos estadounidenses contagiados con ébola se encuentran internados en un hospital de Atlanta tras ser repatriados desde África occidental. Al menos 932 personas han muerto en Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria por este brote, según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Los CDC han recomendado evitar los viajes no esenciales a los países donde se han detectado casos y han difundido una serie de recomendaciones para aerolíneas con el objetivo de minimizar las posibilidades de contagio.

El presidente Obama defendió que «hará todo lo posible» para ayudar a las naciones «cuyos sistemas sanitarios han quedado desbordados» por centenares de casos de contagios, mientras los CDC estadounidenses han autorizado nuevas pruebas para luchar contra el ébola. «Enviemos a todos los médicos necesarios y ayudemos a reforzar los sistemas en los que ya están trabajando para eliminar la mayor cantidad de contagios posibles», aseguró Obama.