El director del Campus FAES 2014, Ignacio Astarloa; Alberto Fabra, José María Aznar; el director del Campus, Javier Zarzalejos, y Esperanza Aguirre. | David Mudarra

7

El presidente de la Comunitat Valenciana, Alberto Fabra, ha advertido del riesgo de que la llegada de un gobierno tripartito, de izquierdas y procatalanista haga que «la agitación independentista» de Catalunya y el País Vasco pueda «prender» en esa comunidad e incluso en Balears.

Fabra ha lanzado este aviso en una conferencia sobre el modelo territorial español pronunciada en el campus FAES, donde ha recalcado que es necesario tomar conciencia de ese riesgo, que no es descartable si la Comunitat Valenciana pasa a ser gobernada por el PSPV, EU y Compromís.

Ha incidido al respecto en que, si esa región «deja de ser dique de contención a la expansión independentista y se inunda de la inestabilidad política, social y económica» que supondría la llegada de ese tripartito, el problema afectaría no sólo al arco mediterráneo, poblado por más de 13 millones de personas, sino a toda España y en buena medida a Europa.

Mensaje a Rajoy

Por ello, ha subrayado -en un mensaje dirigido al Gobierno central- que lo que ocurra en la Comunitat Valenciana puede ser clave para la unidad de España y ha insistido en que el factor decisivo es garantizar la igualdad de acceso de los ciudadanos a los servicios, algo que no ocurre ahora en su comunidad, que se siente «discriminada» por el sistema de financiación.

«Las desigualdades y las injusticias son el peor enemigo de la igualdad y la estabilidad de un país», ha subrayado antes de recalcar que el Estado autonómico es «inviable» sin un modelo de financiación centrado en las personas y no en los territorios. Es ahí donde ha incidido en la necesidad de una mejor financiación para evitar que se contagie el secesionismo catalán en su comunidad (y a Balears).

Alberto Fabra ha advertido de que si el PP pierde la mayoría absoluta, la Comunitat Valenciana puede caer en la deriva secesionista y «deja de ser un dique de contención a la expansión independentista».

«Ojalá no ocurra pero no es descartable», ha señalado, en referencia que en un futuro la oposición catalanista se sume a la región y «pueda alcanzar hasta las Balears». «En este hipotético escenario y nada deseable, el arco mediterráneo español entraría en una crisis aguda», ha zanjado.