El conseller de Presidència, Francesc Homs (i), y el presidente del Consejo, Carles Viver Pi-Sunyer (d). | Alberto Est

2

El Consejo Asesor para la Transición Nacional de la Generalitat rechaza la tesis de que una Catalunya independiente quedaría automáticamente fuera de la UE y contempla como los escenarios más probables que continúe vinculada al bloque comunitario, por una cuestión de «lógica y pragmatismo».

Es la conclusión del informe Las vías de integración de Catalunya en la Unión Europea , que presentó ayer el presidente del Consejo Asesor, Carles Viver Pi-Sunyer, acompañado del conseller de Presidència y portavoz del Govern, Francesc Homs, quien invitó al Gobierno central a trabajar con «más rigor y menos propaganda», porque es «evidente» que los catalanes «no divagarán por el espacio ni residirán en islas de Robinson Crusoe».

Los cuatro escenarios que prevén los expertos de la Generalitat son: la permanencia en la UE sin cambios; la salida del bloque pero con una adhesión rápida y sin dejar de aplicar en ningún momento el derecho europeo en Cataluña; la salida y la posterior integración por la vía ordinaria; o la expulsión sine die, sin ni siquiera quedar como candidata para volver a entrar.

Para Pi-Sunyer, «no hay duda de que los argumentos que con toda probabilidad tendrán más fuerza persuasiva son los favorables a escenarios uno y dos, es decir, continuidad -en la UE- o una adhesión rápida y, mientras dure el proceso, la aplicación del derecho europeo».

De esta manera, el «dilema» no sería tanto si Cataluña queda dentro o fuera de la UE, sino si al futuro Estado se le aplicará el derecho europeo o no y por cuánto tiempo podría darse esta situación transitoria, precisó Pi-Sunyer.