Jaume Ferrer Isern es uno de los afectados en Balears por la talidomida. | Pere Bota

2

El juzgado de Primera Instancia número 90 de Madrid ha condenado a la farmacéutica Grünenthal al pago de una indemnización a los afectados de la talidomida que reclamaron 204 millones de euros por las deformaciones que les causó ese medicamento.

En la sentencia, hecha pública hoy, el juez estima parcialmente la demanda presentada por la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España y condena a la farmacéutica alemana al pago a cada uno de los afectados de 20.000 euros por cada punto porcentual de minusvalía que les haya reconocido la Administración.

Casos en Balears

El mallorquín Jaume Ferrer Isern es uno de los mallorquines afectados por la talidomida. Además, es el único que participó en el juicio celebrado contra la farmacéutica alemana Grünenthal.

Ferrer pertenece a la Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (Avite). Nació sin la mano izquierda porque su madre tomó talidomida durante el embarazo. En una entrevista reciente aseguraba que «la talidomida nos causó un daño gravísimo y así lo hemos denunciado en el juicio».