El presidente madrileño, haciendo el anuncio en un desayuno informativo. | Editorial

10

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio González, anunció ayer una rebaja de impuestos que estará incorporada en el proyecto de presupuestos regionales que hoy aprobará el Consejo de Gobierno y que supondrá un «ahorro» para los ciudadanos de 375 millones de euros.

Durante un desayuno de prensa, González anticipó una bajada de 1,6 puntos en el tramo autonómico del Impuesto sobre la Renta (IRPF), de un punto en el de Transmisiones Patrimoniales y del 25 % en Actos Jurídicos Documentados, así como la devolución del conocido como 'céntimo sanitario' a los trabajadores del sector del transporte.

En un discurso eminentemente económico, González recordó el compromiso que tomó el pasado mes de septiembre, cuando en el debate del estado de la región anunció que el Ejecutivo regional bajaría los impuestos el próximo año.

De este modo, puntualizó que mientras el crédito llega a los ciudadanos, es necesario «dar un impulso a la economía» con medidas como las rebajas de impuestos. En este punto, anunció una bajada de 1,6 puntos en la tarifa del IRPF en su tramo autonómico que tendrá un impacto de 216 millones que dejarán de pagar los ciudadanos.

Esta rebaja, apostilló, se suma a la que ya hizo el Gobierno de la Comunidad de Madrid en el año 2007 -entonces, un punto porcentual-, lo que sitúa a Madrid con la menor presión fiscal de todas las comunidades.

Además, el presidente de la Comunidad de Madrid apuntó que la rebaja en un punto del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales -que pasa del 7 % al 6 %- y la reducción en un 25 % del tipo actual del Impuesto de Actos Jurídicos Documentados -que pasa del 1 % al 0,75 %, el más bajo de las comunidades-, en este último caso con un ahorro a los ciudadanos de 50 millones de euros.

Por último, con el objetivo de «estimular la inversión», prosiguió, el Ejecutivo regional devolverá el gravamen autonómico del Impuesto Especial sobre Hidrocarburos a los trabajadores del sector agrícola y del transporte, a través del cual este colectivo dejará de pagar 15 millones de euros.

El titular del Ejecutivo regional señaló que esta bajada de impuestos no implica una reducción de los ingresos, debido a que la Comunidad de Madrid ha demostrado que «bajando los impuestos se recauda más».