Laura Mintegi cree que el Gobierno 'ayuda' al soberanismo vasco igual que la monarquía lo hace con la república. | Alfredo Aldai - EFE - EFE

1

La portavoz parlamentaria de EH Bildu, Laura Mintegi, cree que «cada vez se hace más evidente» que Euskadi no es España y piensa que es el propio Gobierno del PP «el que más está haciendo por el soberanismo vasco» debido a su «nefasta» gestión.

Por ello, la dirigente de la coalición abertzale ha expresado en una entrevista su convicción de que «esta legislatura va a conocer un avance importante en la relación entre el País Vasco y España» en materia de autogobierno, al igual que puede ocurrir en Catalunya, «pero con diferentes ritmos».

No se atreve a vaticinar si se convocará una consulta ciudadana de autodeterminación antes de 2016 pero está convencida de que «algo habrá seguro».

«España es tan nefasta que la sociedad se está dando cuenta, incluso sin ser independentista, de que es necesario llevar un camino propio para no tener los grados de paro, fracaso escolar, corrupción y declive económico» que hay en el país, ha considerado.

Y es que para Mintegi, el soberanismo vasco tiene «ayuda externa», la del Gobierno español, del mismo modo que «la monarquía está trabajando mucho a favor de la república».

Mintegi está convencida de que «pase lo que pase», aunque el proceso de paz comience a pudrirse, ETA «jamás» volverá a actuar y que antes de que eso ocurra caería el Gobierno del PP por su «miopía política», y denuncia la «irresponsabilidad» con la que está actuando el PP en el proceso de pacificación y dice estar segura de que, pese a ello, ETA disolverá sus estructuras militares, algo que desea que ocurra cuanto antes. «Yo estoy convencida de que ETA va a dar ese paso porque el objetivo no es mantener unas armas que ya se sabe que no se van a utilizar nunca».

«Ojalá ese momento llegue cuanto antes porque eso querrá decir que todo el mundo está moviendo ficha», ha señalado. Mintegi ha recordado que hace ya casi dos años ETA anunció el fin definitivo de la violencia y hace cuatro que no comete atentados. Por tanto, «el mayor paso que podía dar», que es retirarse, ya lo ha dado y lo que dice es que sólo le queda hablar con el Gobierno de temas «militares»: de la entrega de las armas y de los presos.