7

El PP defendió ayer su reforma de pensiones, que endurece las jubilaciones anticipada y parcial, y contra la que el PSOE ha dicho que estudia recurrirla en el Tribunal Constitucional porque, de nuevo, ataca los derechos de los más débiles.

El Boletín Oficial del Estado publicó ayer el real decreto-ley, reforma de las pensiones que entra en vigor hoy y que modifica la que en 2011 aprobó el Gobierno socialista.

La norma penaliza que los trabajadores puedan, de forma voluntaria, jubilarse anticipadamente, al tiempo que endurece la parcial, traspasa a las empresas el coste de las prejubilaciones de los trabajadores de más 50 años y permite compatibilizar la percepción de una pensión con un trabajo.

Según explicó el vicesecretario general de Organización del PP, Carlos Floriano, la reforma se ha aprobado para que las pensiones sean «una realidad siempre» y para que se puedan «seguir revalorizando siempre».

Asimismo, indicó que su finalidad es acabar con la discriminación por razones de edad en el empleo y añadió que el PP es el único partido capaz de sacar a España de la crisis.

En su cuenta en Facebook, el secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, criticó al Gobierno por «imponer» una reforma que aumenta el «sufrimiento» de los más vulnerables, con argumentos «hipócritas» o «abiertamente falsos».

Arremetió contra el real decreto-ley porque, «de golpe», los trabajadores ven cómo sus expectativas de jubilación se han retrasado dos años y además recorta la posibilidad de que los mayores de 55 años cobren el subsidio por desempleo, porque «el Gobierno ha decidido protegerlos».

Por todo ello, el portavoz de Economía y Empleo del PSOE en el Congreso, Valeriano Gómez, avanzó que su partido está estudiando la presentación de un recurso de inconstitucionalidad y su jefa de filas, Soraya Rodríguez, criticó al PP porque «se ha pasado por el arco del triunfo el Pacto de Toledo».