El Rey recibe el Premio Estatal de Rusia, máximo galardón que concede este país, de manos de Putin. | Emilio Naranjo

1

La fuerte presión que sufre el mercado de deuda español ha elevado el coste del bono a diez años por encima del 7% y ha situado la prima de riesgo al cierre en los 579 puntos básicos, en lo que supone un nuevo récord en la era del euro. La jornada estuvo marcada por la decepcionante, en opinión de los analistas, subasta de bonos de ayer del Tesoro, que se vio obligado a pagar los bonos a cinco y siete años por encima del 6 %, incluso más caro que la última subasta del bono a diez años.

El resultado de la subasta, que despertó además un menor interés que otras colocaciones anteriores, provocó un alza inmediata en la rentabilidad de la deuda en el mercado secundario, hasta el 7,01%, y en consecuencia, un ensanchamiento de la prima de riesgo, que en algunos momentos llegó a superar los 583 puntos básicos. De hecho, el coste del bono a diez años cerró por encima del temido nivel del 7%, y llegó a tocar el 7,03%. Desde que se instauró la moneda única, el máximo se encuentra en el 7,15%.

En la subasta, España adjudicó 2.981 millones de euros, ligeramente por debajo del máximo previsto -3.000 millones- en distintas emisiones de bonos y obligaciones, y tuvo que pagar más que en las anteriores de estas denominaciones.

En concreto, a dos años se han colocado 1.359,21 millones de euros con un interés marginal del 5,302%, superior al 4,483% anterior, y otros 1.074,44 millones al 6,543%, también por encima del 6,195% precedente.

Desde 1997

También se adjudicaron 547,69 millones de euros a siete años con una rentabilidad del 6,798%, aunque en este caso no es posible comparar el interés con una emisión anterior. El Tesoro Público español no colocaba deuda a cinco años con intereses tan altos desde 1997.

Los analistas consultados coincidieron en calificar la subasta de decepcionante, tanto por el aumento del interés que tuvo que pagar el Tesoro como por la acogida que ha tenido entre las entidades.