1

El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ha confirmado este lunes en Chicago que España está comprometida con la misión que lleva a cabo la OTAN en Afganistán y que finalizará en 2014 y ha asegurado que también quiere «seguir contribuyendo» con la misión que se establezca después, con personas y una «aportación económica razonable».

En una rueda de prensa en el marco de la cumbre de jefes de Estado y de Gobierno de la OTAN que tiene lugar en Chicago, Rajoy ha hecho suyas las palabras del secretario general de la Alianza, Anders Fogh Rasmussen, para expresar el compromiso de España con el calendario aliado: «Entramos juntos y salimos juntos», ha dicho.

Al ser preguntado después por el anuncio del nuevo presidente francés, François Hollande, que ha asegurado que cumplirá su promesa electoral y retirará este año a sus tropas, el jefe del Ejecutivo se ha limitado a responder que recibe «esas decisiones» con «todo respeto».

«Nuestra seguridad se defiende también lejos»

Rajoy ha subrayado que, durante la cumbre, la alianza ha dejado patente que su «prioridad» es que Afganistán «nunca vuelva a convertirse en santuario de grupos terroristas», con el convencimiento de que «nuestra seguridad se defiende también lejos de nuestras fronteras».

El jefe el Ejecutivo ha recordado que España participa en esta misión con unos 1.500 militares, que «según lo previsto y en coordinación» con los países que participan en la misión, se irán replegando «de manera gradual a lo largo de los dos próximos años y medio».

Para ello, las fuerzas de seguridad afganas deberán ir asumiendo la responsabilidad sobre su seguridad. Rajoy ha recordado que la misión pasa por «un periodo de transición» que se terminará a finales de 2014, cuando se complete la transferencia de la responsabilidad a las autoridades afganas.

Y esta transición, ha recalcado, no es «un momento en el tiempo», sino «un proceso gradual». De hecho, ha apuntado que próximamente comenzará la tercera fase de transición, que incluye tres distritos más de la provincia de Badghis, bajo responsabilidad española, y que, una vez concluida, permitirá que el 75% de la población y el territorio afganos estarán bajo el control de las fuerzas afganas, que deberán asumir «el mayor grado de responsabilidad posible».

Dicho esto, el presidente también ha indicado que durante la cumbre los líderes de la OTAN han «estudiado» el «modelo» de la misión que «previsiblemente» pueda poner en marcha la Alianza en Afganistán después de 2014, que posiblemente será de «ayuda y asistencia» a sus autoridades, pero que también será «sin duda cuantitativamente mucho más reducida y cualitativamente diferente», como ya se ha indicado en la cumbre.

Preguntado por si España participará en esta nueva misión y de qué manera, Rajoy ha indicado que es «evidente» que su Gobierno quiere «seguir contribuyendo a que la operación que se ha hecho a lo largo de estos años» pueda «servir para algo».

«Por lo tanto, seguiremos colaborando como colaboran otros muchos países de la OTAN», ha afirmado.
Así, aunque ha apuntado que «el grueso» de los militares saldrá de Afganistán, se puede colaborar con «alguna gente haciendo unas funciones concretas», aunque «no está determinado cuántas personas puede haber», y con una «aportación económica razonable», que tampoco ha precisado.

«Acuerdo total» para el despliegue en Rota

Por otra parte, el presidente del Gobierno también ha recalcado en la rueda de prensa la contribución española al escudo antimisiles aliado, que ya tiene sus capacidades mínimas, y con el que España contribuirá permitiendo el despliegue en Rota (Cádiz) de cuatro destructores estadounidenses.

Rajoy ha explicado que, a falta de suscribir la modificación del convenio de Defensa bilateral, el acuerdo con Estados Unidos que se suscribió en la pasada legislatura es «total» y la «gran decisión ya está adoptada».

Asimismo, el jefe del Ejecutivo se ha referido al debate abordado sobre el modo de asumir los retos que plantean la situación de seguridad y la crisis económica, que ha «obligado a una reducción en los presupuestos de defensa».
Esta coyuntura, ha indicado, lleva a «asumir nuevos planteamientos» para fomentar la cooperación entre las naciones en el desarrollo de capacidades y el empleo de las nuevas capacidades, a través de la denominada 'defensa inteligente'.