El presidente de la Reserva Federal de EEUU, Ben Bernanke, en su comparecencia de ayer. | Jaime Moreda

4

La tesis del Gobierno español de que no habrá dinero público para la reestructuración de la banca, solo dinero del sector, no ha convencido al Fondo Monetario Internacional (FMI), que cree que pueda ser «necesario recurrir a la financiación publica».

El organismo que dirige la francesa Christine Lagarde difundió ayer un nuevo informe sobre la fortaleza y viabilidad del sistema financiero español, que actualiza otro elaborado en 2006.

El informe llega en un momento complicado para el sector español, al que el Gobierno ha impuesto un duro saneamiento de su cartera inmobiliaria, con objeto de provocar una nueva oleada de fusiones, pero que no ha acabado de generar la confianza necesaria en los mercados.

Diez bancos

El FMI se refiere en concreto sin citarlos a un grupo de diez bancos, «la mayoría de los cuales han recibido ayudas publicas». Con el fin de preservar la estabilidad financiera, el informe dice que «es esencial que estos bancos, y en particular el de mayor tamaño, tomen medidas rápidas y decisivas para fortalecer sus balances y mejorar su gestión y su gobierno corporativo».

La entidad de mayor tamaño que ha recibido ayudas publicas es Bankia.

Por otra parte, el presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Ben Bernanke, ha señalado que parte de la mejora en la estabilidad financiera lograda a finales de 2011 y a principios de 2012 se ha revertido en las últimas semanas, debido en gran medida al aumento de las tensiones en los mercados financieros en Europa por la situación fiscal de España e Italia.