Javier Arenas compareció en la noche electoral, pero ayer no se dejó ver. | Eduardo Abad

4

Las causas que han llevado a más de 400.000 andaluces a retirar su voto al Partido Popular después de haberles elegido hace tan sólo cuatro meses y el incierto futuro político de Javier Arenas son, un día después de la jornada electoral, las principales inquietudes de Génova.

En opinión de un dirigente que hace poco se ha instalado en Génova, cabe reconocer que, «quizá» la campaña de Arenas no ha sido la más atinada si se tiene en cuenta que el PSOE se lanzó a una ofensiva «brutal». Argumenta este político que se podía haber puesto más énfasis durante las dos semanas de campaña en el «voto rural», donde tiene que arraigar la imagen de que el PP «no es un grupo de señoritos que vienen a hacer otras políticas».

Frustración

En la calle Génova, sede del PP, se sienten frustrados con el resultado. Y todos se hacen la misma pregunta: ¿Qué pasará ahora con el líder de los populares andaluces, Javier Arenas?

Los que le rodean defienden su gestión. Pero, según la Cadena Ser dentro del partido se ha llegado a decir que Arenas ha puesto su cargo a disposición del presidente de Mariano Rajoy. Sus colaboradores lo niegan: «Es absolutamente falso». Sin embargo para algunos Arenas ya ha agotado una etapa y consideran que si no ha logrado imponerse con el escándalo de los ERE ya es imposible que lo haga en un futuro. Dentro de la formación regional hay quien habla de dimisión. Se verá en el congreso.